La doctora de La Vega

Tenemos el caso de una Doctora de La Vega la cual ha presentado graves trastornos tras vacunarse con AstraZeneca.
@navas_mundial

Datos suministrados indicaron que una médica con 25 años de ejercicio la cual fue vacunada contra la covid-19 en La Vega, con la vacuna de AstraZeneca, sufrió un cuadro inflamatorio que edematizó todo su cuerpo y dejó de orinar, tras una insuficiencia renal súbita.

La misma fue identificada como de la doctora Zoraida Altagracia Díaz Michel, del hospital Luis Morillo King, de La Vega. “A las 24 horas de vacunarme, tuve los dolores típico de la vacuna, dolor de cabeza, fiebre y dolor en el área, pero al tercer día tuve diarrea persistente por 15 días, contó la médica.

Toda su vida cambió desde este pasado 26 de febrero, cuando hizo una reacción, vómito, diarrea, dolor abdominal, tipo chikungunya, los vómitos y diarrea persistieron por 15 días. Luego comenzó a disminuir la orina, hubo que administrarle furosemida, aún así apenas orinaba y su cuerpo se edematizó o hinchó por completo. La médica asegura no tiene pruebas científica para decir que fue la vacuna, pero era una mujer sana, esto ocurrió tras inocular el biológico contra la covid-19.

“Entré de servicio a la emergencia del hospital Morillo King donde trabajo, me hice las analíticas de lugar, la úrea me sale en 70 y la creatinina en 1.77 y me asombró”, dijo al señalar que su prueba covid-19 dio negativa. Sus pruebas hepáticas salieron altas y se hizo tomografía que estaba normal, aunque condensada en el área renal. El urólologo la vio, le hizo sonografía y doppler renal, tenía nefrocarsinosis bilateral y la vesícula estaba llena de cálculos. Siempre fue una persona sana, insiste.

Cuenta que ingirió un medicamento para orina y la función renal mejoró, luego hizo un cuadro similar a una trombosis en el pie izquierdo, le hicieron un doppler y dio negativo y a los cinco días la condición se revirtió espontáneamente, sin dejar secuelas.

Entre las analíticas, el ácido úrico está alto y los valores hormonales le resultaron cuatro veces más altos en su valor normal, narra la médica de 54 años.