Dos millones de pesos no fueron suficiente para salvarle la vida a Jesús

Tras un mes de estar ingresado en el hospital público San Vicente de Paúl, en San Francisco de Macorís, falleció el joven de 34 años, cuyos familiares realizaron una campaña pública para recabar fondos para pagar los gastos por los medicamentos del COVID-19 en una clínica privada.

Jesús Esteban Remigio Henríquez expiró varios días después de ser trasladado de una clínica privada al hospital San Vicente de Paúl, que desde final de mes de marzo solo atiende pacientes con coronavirus.

Familiares de Henríquez agradecieron al senador Amilcar Romero por las gestiones que hizo para que el Gobierno pagara la cuenta de dos millones de pesos que tenían pendiente en el centro de salud privado.

El fenecido estuvo interno desde el pasado 4 de abril hasta ayer.

La provincia Duarte fue la primera en declararse con el contagio comunitario de la pandemia.

Para atender los casos del COVID-19, las autoridades de Salud Pública habilitaron un centro en el complejo habitacional de los Aguajos, además de otros centros que han sido instalados en los diferentes municipios de la provincia.