Como que nos estamos acostumbrando a este tipo de muertes ¡Tienen que parar!

PUERTO PLATA. La gente está como loca. Se mata y mata a los demás como si fuera matar cucarachas. Los casos de feminicidio se incrementan cada segundo y  parece que el mal no tiene cura o las políticas públicas para contrarrestar ese flagelo son ineficientes.

Mira esta nueva historia de violencia. Tomas Rivera Vargas, de 26 años de edad, le propinó varias puñaladas a la estudiante identificada como Massiel Ureña Torres, de 18 años y luego se ahorcó.

Las autoridades todavía no han ofrecido las causas del crimen. Se supone que la mató en medio de una crisis de celos.

Masiel se convierte en otra víctima de violencia de género en el país.

Los cuerpos de la joven fueron enviados al INACIF para fines de autopsia.

La tragedia ha consternado a la comunidad puertoplateña que no sale del asombro. Ambos eran muy queridos por vecinos y familiares.