Transgénero dominicano narra cuando sus suegros descubren que nació hombre

Una mujer de origen dominicano narró el momento en que los padres del hombre con quien contrajo matrimonio descubrieron que era un macho de hombre. 

Su esposo la conoce como Dalia Husu, pero su nombre real es Luis Miguel Morris. Vive actualmente en Atlanta con su esposo Rubén Husu. 

Dalia hablo con el diario The Sun y expresó que junto a su esposo habían llegado a un acuerdo de no decirle a los padres de este sobre su verdadero yo.

“Cuando los conocí, Rubén y yo decidimos no decirles. No sentíamos que era el asunto de nadie saberlo. Pero ya no es un secreto”, expresó Dalia.

Cuando cumplio los 18, Daliah empezó a vestirse como mujer en las noches. Ella dijo: “Me encantaba la atención de los hombres y me sentía atraída a ellos.

“Pero fue solo cuando yo conocí a chicas que estaban en transición que entendí mi identidad – Que había una diferencia entre ser transgénero y ser gay.” “Estas chicas tenían senos y caderas y yo sabía que me quería ver así.

“Tenía 25 cuando empecé mi aventura. Nunca vi un sicologo- simplemente sabia como me sentia.

“Me deje el cabello largo y bebí hormonas. Me ponía pantalones apretados y tops de mujeres ya que no me sentia comoda usando vestido. Pero empecé a pintarme las uñas antes de tomar ese paso.”

En ese tiempo, Daliah trabaja como animadora de club nocturno en Miami y estudiaba Moda en la universidad- y se paso horas investigando sobre donaciones médicas que financiaran su cirugía.

Por suerte un ex-novio le ofreció pagar £11,000.00 por los implantes de senos y la reasignación de sexo- y Daliah voló a Tailandia para su cirugía secreta.

Estando alla, trabajo como una artista travesti en club gays y se las arregló para ganarse £3,000.00 para implantes de barbilla y trasero.

Daliah dijo: “Perdería todos mis miedos- el miedo al rechazo de mi familia y amigos y si algún día encontraría trabajo.

“Estuve buscando formas de que esto se lograra así que cuando él se ofreció a pagar pensé ‘ este es realmente el momento’. Sentí que mis oraciones habían sido respondidas.”

Volvió a la universidad como mujer y su familia fue más que aceptable sobre la decisión de Daliah.

Dijo: “Mi madre no me había visto por 6 meses pero cuando nos juntamos me dijo: ‘Te ves hermosa’.”

“Estaba en ‘Shock porque nunca hemos sido cercanas. Me sentí con esperanza de una reconciliación pero tristemente somos más distantes.”

“Sin embargo mi abuela me abrazó y me dijo : ‘Mi hermosa niña, mi nieta’.”

“La reacción de mi familia fue positiva pero tenían muchas preguntas al principio”.

Daliah se había dado por vencido en encontrar amor, hasta que conoció a Rubén en un club nocturno en el 2012.

Dijo: “Deseaba tener compromiso. Quería encontrar a alguien que no me escondiera, que no me quisiera solo por una noche – quería que alguien construyera una nueva vida conmigo.

Estaba en distante al principio pero el fue persistente. Acepte una cita y hicimos química. Vi que tenía un real interés en mí.

“Quería tomar las cosas despacio pero las cosas progresaron bastante rapido asi que le dije sobre mi pasado’.”

“Primero el estaba en ‘Shock’. ‘Y dijo ‘¿De verdad?’ no lo creía. Siempre asumí que sabía. Pero no estaba enojado ni incómodo. Solo queria saber más.”

“Esperaba que él dejara de responder mis textos pero el hizo el esfuerzo de ir a verme. Estaba determinado a que esta relación funcionara.”

La pareja se casó en Septiembre. Pero la familia de Rubén descubrió la verdad cuando Daliah publicó su libro Soy Una Mujer.

Dijo: “No soy perfecta. Tengo inseguridades y cuando las personas se me quedan mirando me siento frágil.”

“Puedo sentir que ellos me analizan de cerca pero siempre trato de mantener mi meta.”

A pesar de su vida privada y feliz, Daliah todavía le desconcierta las creencias conservativas de algunas personas en EE UU.

Dijo: “Las personas no son abiertas a las personas LGBT aquí.”

“Recientemente la KKK (Ku Klux Klan) hicieron un rally cerca de la ciudad y dijeron que las personas LGBT eran una abominación.”

“Hay muchos sustos, más que en cualquier sitio donde he vivido anteriormente pero por suerte nunca he tenido problemas aquí.”

Daliah dijo que su esposo apoya plenamente su decisión de compartir su historia.

Agregó: “Cuando empecé a escribir el libro en el fondo de mi mente pensaba si él realmente estaba feliz por ello.”

“Después de leer cada capítulo preguntaba ‘ Realmente quieres hablar de esto?’ pero tenía que compartirlo si no mi historia estaría incompleta.”

“El ha sido muy alentador y me ha dado mucho apoyo. Queremos comprar una casa y hemos hablado de tener una familia.”

“Pero traer niños al panorama sería la cosa más grande que podríamos hacer. Por ahora tener perros tendra que ser suficiente- y talvez un gato!”