No tenía dónde vivir y aún así se graduó con honores

La historia de Liyjon DeSilva, de apenas 20 años, se ha vuelto una fuente de inspiración para miles de personas y se ha hecho viral en las redes desde que se dio a conocer. 

DeSilve quedó solo luego de que su madre falleciera, en ese entonces tenía sólo cinco años. Durmió en la mayoría de las casas de sus familiares hasta que terminó en la calle. Fueron muchas las noches en las que se vio obligado a dormir en garajes o en los bancos de los parques, pero esta situación no logro derribarlo. 

El joven se graduó del colegio con uno de los cinco promedios más altos, obteniendo la oportunidad de ir a la universidad. “¿Qué otra cosa se supone que debía hacer? Era o seguir así, o llevar un visa con pocas esperanzas, podría haber pasado de todo”, dijo DeSilva.

Según la información ofrecida por The Daily Mail, el chico luego de graduarse del colegio duro al rededor de tres años en la misma situación hasta que el equipo de trabajo del Instituto Margaret Long Wisdom se enteró que uno de los mejores estudiantes no tenía dónde vivir.

Jonathan N. Trinh, director del instituto, quedó conmovido al saber esto y ayudó para que el joven tuviera dónde vivir. “No es muy común conocer a un niño con tantos desafíos pero que continúa hacia adelante”, dijo Trinh.

Su promedio le abrió la puerta para entrar a la universidad, consiguió una beca para estudiar en Carleton en Northfield, Minnesota. Además, los profesores pusieron en marcha una campaña para consegur los materiales que la beca no incluye.