Señales de una vagina poco saludable

La vagina necesita más cuidado que cualquier parte del cuerpo de la mujer, ya que hay orina, sudor y está cerca del ano, por ende puede verse afectada muy fácilmente. 

Además de un cuidado y higiene adecuada debes sumarle al menos una visita al ginecólogo, en caso de que lo tuyo solo sea jabón y agua puedes tener varias consecuencias como:

Resequedad en la vagina. Aparte de la incomodidad que produce, puede provocar cierto dolor a la hora de tener sexo.

Ardor cuando orinas. Es una clara señal de que algo no anda bien por allí abajo, puede tratarse una infección.

Mal olor. Una vagina que este completamente saludable tiene un olor distinto y un flujo diferente. Si tu flujo es verde, amarillo o blanco debes presionar el botón de alerta, algo no anda bien y probablemente se trate de una enfermedad de transmisión sexual.

Sangrado irregular. Si no estás en tus días y sangras podría ser un desequilibrio hormonal, pero si ese sangrado ocurre luego del sexo se podría tratar de cáncer cervical.