Vecinos construyen puente 54 veces más barato de lo estimado

BRASIL. Un grupo de vecinos en una comunidad de Brasil construyeron un puente más barato que lo previsto por las autoridades y que les ahorra a los vecinos 2 kilómetros de camino para llegar a la zona comercial.

El puente tiene 25 metros de largo. Fue construido por los vecinos de una ciudad del interior de Brasil. La comunidad superó enormes problemas de dinero, ineficiencia y quizá hasta de corrupción que devoran a este país para hacer posible su sueño: un puente para todos.

La historia transcurre en Barra Mansa, un municipio ubicado unos 130 kilómetros al noroeste de la ciudad de Río de Janeiro, dentro del mismo estado.

Barra Mansa conforma dos barrios de casas humildes, muchas de bloques a la vista: Nova Esperança y São Luiz, separados por un riachuelo de vegetación boscosa, que según vecinos complicaba sus labores cotidianas.

La cuestión, explican, es que apenas uno de esos barrios tiene puesto de atención médica y entrega de medicamentos. A su vez, solo en la otra orilla se detiene un autobús camino a una zona más comercial de la ciudad, por lo que decidieron construir un puente para superar esas dificultades, propias de una zona vulnerable de todas las ciudades latinoamericanas.

“Si dependíamos del poder público, íbamos a esperar otros 10 años" dice uno de los comunitarios aludiendo la construcción del puente por parte de las autoridades.

Ante tan indolencia gubernamental, dos amas de casa que viven a ambos lados del riachuelo, Manoelina dos Santos, de 72 años, y Juracy de la Conceição, de 65, tuvieron una idea: ¿qué tal si el puente  lo hacen los vecinos?

“Si dependíamos del poder público, íbamos a esperar otros 10 años”, sostiene Adalto José Soares, un comerciante del lugar de 52 años e hijo de Manoelina. “Ahí tuvimos esta actitud, recaudamos dinero de los habitantes y lo hicimos”, agrega en diálogo con la  BBC Mundo.

El resultado final: un puente 54 veces más barato que lo calculado por la alcaldía y levantado en apenas un mes, toda una lección en un país cuyo poder público parece en estado de descomposición. IGUALITO QUE EN DOMINICANA.

Milton Avelino, presidente de la asociación de habitantes de Nova Esperança, explica en reales la diferencia de costos del puente: “Por la alcaldía era presupuestado en 270.000; nosotros lo hicimos con 5.000”.

Es decir, apenas precisaron del equivalente a 1.500 dólares  para realizar una obra que según las autoridades locales costaría 81.000 dólares. QUE FUERTE. SALIÓ MAS BARATO DE LO PREVISTO.