Wilfrido Vargas: el más buscado por las autoridades ecuatorianas

Los artistas cuando consiguen el éxito en su máxima expresión están supuesto a pasar de todo, desde recibir cartas y regalos hasta que le tiren la ropa interior en plena presentación. 

El reconocido merenguero dominicano Wilfrido Vargas fue víctima de una de esas situaciones que los artistas están expuestos en países extranjeros ya que no tienen dominio de las leyes que rigen la nación en la que se encuentra.

Vargas, quien se encargó de internacionalizar el merengue, escribió para Diario Libre una anécdota que jamás olvidará y fue cuando se convirtió en el hombre más buscado por las autoridades de Ecuador.

A continuación el escrito del merenguero.

Existe o existía, en algunos países de Latinoamérica, entre ellos, uno al que amo y respeto con todo mi corazón: Ecuador, una ley que se refiere a la presentación gratuita de todo artista internacional. Haciendo un resumen breve; dicha ley trata de que todo extranjero, que hubiese ingresado al país a realizar un show público o privado, adquiría el compromiso moral y legal de llevar a cabo una presentación previa, totalmente gratis en un venue (que no es otra cosa, sino un sitio específico, que el mismo estado escogía), en este lugar el gobierno suministraba todo el requerimiento técnico: Rider de sonido, tarima, transporte, logística y vigilancia. Así, el artista solo debía proporcionar (además de su pasión), sus instrumentos personales y desarrollar, con las ganas propias de quienes aman su oficio, todo su talento. Con esta ley no había ninguna excepción, desde el más encopetado, hasta el más humilde y desde el más publicitado, hasta el más sencillo, tenía que respetarla y cumplirla.

Y fue así, que estando en una de estas situaciones (realizar la actividad pública gratuita, en la ciudad de Guayaquil, más exactamente en la explanada del parque Centro Cívico) que me encontré en una de las circunstancias más difíciles, divertidas y casi inverosímiles, de toda mi vida como músico.

Era el año de 1994. Yo debía hacer 6 presentaciones y en la noche del último de mis espectáculos, tenía que llevar a cabo la actividad gratuita, a la que asistí con toda mi orquesta y como la ley de un profesional manda: a tiempo y con las ganas listas para hacer mi mejor trabajo. Me impresionó, confieso, la cantidad de asistentes al lugar, pero me esperaba una sorpresa más grande aún. En el sitio no había nada, y me refiero a las condiciones mínimas para ofrecer el espectáculo que un público conformado, casi por sesenta mil personas, merece. La comitiva del gobierno resplandecía por su ausencia, no había sonido, logística, ni siquiera un micrófono para dirigirme a esa multitud y explicar lo que estaba sucediendo.

Como es de esperar, la paciencia del público puede ser contraria a su gratitud, siendo así que la primera se agota con facilidad. Fue entonces que comenzó la lluvia de vasos, los reclamos comprensibles y una rabia que iba en aumento. Pensé, que no iba a salir de esa, ya que el conocimiento, que me ha dado la experiencia, me ha dejado claro, que si el artista pudiese explicar a cada individuo lo que sucede, todos entenderían. Pero... sabemos que la conducta del individuo, cuando está solo es una, sin embargo, cuando se deja llevar por la masa, su voluntad se contagia, y la violencia es un mal bastante pegajoso.

Hasta el más pasivo de los seres, fácilmente, puede desatar una catástrofe en medio de un tumulto enardecido, por no recibir el espectáculo que se le había prometido y que justamente merece, pero, que no había forma de llevar a cabo. Fue entonces, y ante la creciente promesa de que el ánimo de los asistentes iba a empeorar, que me vi forzado, acompañado únicamente por mi seguridad personal, a salir del recinto, confiado en que las autoridades pertinentes arreglarían una nueva fecha y hora para que yo pudiese honrar dicho compromiso. Aún así, y mientras me marchaba, traté de manejar la situación de la mejor manera, para evitar desmanes y cosas que lamentar por parte de un público, que en ese momento, ya imaginaba lo que estaba ocurriendo y que además, sabía, que se quedaba sin el espectáculo prometido; como una novia plantada en la puerta de la iglesia, o una viuda prematura. Aunque era peor para mí, porque yo solo quería gozarme esa noche.

Pero, la cosa no termina ahí, mejora tanto como empeora. Siendo así que, y cargado con esa adrenalina que acababa de elevarse en mi torrente sanguíneo, me dirigí a otro punto de la ciudad (exactamente a un recinto llamado Naranjal) a realizar el show pago, para el que había sido contratado. Aquí, todo fue distinto; cada cosa estaba donde debía: sonido, luces, micrófonos, logística, propiciando una situación totalmente distinta a la anterior. Cerré, entonces, con broche de oro, lo que con orgullo llamé una noche ¡Espectacular! Con un público tan entregado que hasta el día de hoy, sigo recibiendo todo su apoyo y todo su amor.

Con la satisfacción del deber cumplido, me fui feliz para el hotel ¡Habíamos Triunfado! Si la memoria no me falla, el hotel, estaba a dos o tres horas y media del sitio del evento. No habíamos avanzado demasiado, cuando noté que, poco a poco, el tránsito se hacía cada vez más lento. En nuestra Latinoamérica, no resultan extraños los retenes en horas de la noche y la madrugada, para mantener el orden y la seguridad, rescatando las carreteras de la presencia de conductores que están bajo los efectos del alcohol ¿Quién de nosotros no ha pasado por la requisa, o las pruebas correspondientes, para constatar que está libre de todo amorío con el licor?

Sin ser ajeno a lo anterior, le dije a mis compañeros de viaje, quienes eran: mi manager; Milton Adames, el conductor, y el copiloto (que hacía las veces de mi guardia personal), que me sentía muy cansado y que le haría caso a la idea de tomarme un sueño restaurador en esas dos horas que duraba el trayecto de regreso al hotel, y así lo hice, acomodándome, lo mejor que pude, en la parte trasera del auto, dando por hecho que la noche había terminado. Pero, a diferencia de lo que imaginé, todo estaba muy lejos de llegar a su final, y mucho menos para mí.

Pocos segundos pasaron desde el momento en que cerré mis ojos y el instante en el que percibí que algo extraño sucedía; el retén al que habíamos llegado ¡Oh Sorpresa!, no era uno de los retenes comunes, sino todo un dispositivo policiaco, tras la captura de un delincuente muy buscado que, con seguridad, tenía que tratarse de un gánster, un narcotraficante, incluso un asesino en serie. La revisión era exhaustiva, prácticamente una redada. Se revisaba, centímetro a centímetro, cada auto y cada pasajero. El vehículo en el que yo viajaba no fue la excepción. Uno a uno fueron identificados mis tres compañeros de viaje, y cuando con su linterna, el oficial a cargo de la captura del temible criminal, alumbró al cuarto tripulante del vehículo, que iba durmiendo, mi seguridad se interpuso de inmediato, como si yo fuera un emperador o un rey al que no se puede molestar y le dijeron al oficial:

-No, a él no, el es el Maestro Wilfrido Vargas- Y fue aquí, donde comenzó la parte más penosa, pero también la más desconcertante de esa noche.

Con su linterna, encandilando mis ojos, y en su lenguaje, el oficial alertó por radio:

–Objetivo localizado, aquí está ese al que buscamos-

Y resultó que era a mí a quien ese dispositivo de seguridad debía capturar. El motivo, informó el oficial:

-Haber incumplido la ley nacional y no haberse presentado en el evento gratuito que le habían asignado. Queda arrestado, señor Vargas- De ahí en adelante, todo fue una locura.

El implicado, o sea yo (ese “temible delincuente” que buscaban, con todo un operativo, digno de una película de acción), terminó siendo dirigido a la delegación de la Policía Judicial a realizar los descargos correspondientes. Al llegar, me encontré con una oficina repleta de funcionarios, a la expectativa todos, de que por la puerta entrara Wilfrido Vargas. Siendo así, que esa primera parte de la noche la pasé ofreciendo mis descargos, y como tal, estrenando mi humillante debut como “delincuente”. Ya que, jamás en mi vida ¡Yo! Había conocido el interior de una estación de la policía. Sin embargo, eso no fue nada comparado con lo que vendría.

Así, luego de varias horas, inició mi peor tormento: filas y filas de población carcelaria comenzaron a pasar, anhelando un autógrafo de Wilfrido Vargas. Situación que no encontraría su final hasta que cada uno tuviese su respectivo autógrafo. Una vez, que el último de los presos recibió mi firma y yo quise irme, a gozar por fin de mi interrumpido sueño, descubrí que aún había un descargo por solucionar, el más grande y delicado, que resultó ser el tiempo requerido, para que el subalterno del jefe de la delegación, enviara a alguien a su casa para recoger su cámara fotográfica, personal, junto con su esposa. Para tomarse una foto al lado de quien resultó ser, por una noche, no solamente el artista que congregó a toda una multitud, sino también, el delincuente más buscado de todo Ecuador.

Confieso esta anécdota porque ya hace más de 20 años desde que sucedió, y todavía forma parte del menú de los momentos más extraños y sabrosos de toda mi vida. Y también porque esta clase de vivencias son las que le regalan a un artista una vida digna de ser recordada. Por eso quiero tanto a Ecuador, porque no solo me ha dado momentos de genio y locura, también me ha dado un hogar, una casa, una familia. Me ha regalado sonrisas, solidaridad, cobijo, amores memorables. La grabación completa de un disco del que salieron éxitos que se funden en mi corazón; canciones como: La Colita, Sálvame y muchas otras. Ecuador es mi sangre, me regaló una sobrina; Elbanelly, que es la primera hija de Eddy Herrera. También me dio una familia: Gustavo (hijo y padre), Carlos, Gina, Romina, Emilio. Vínculos de amor, inseparables. Por eso celebro sus triunfos y sufro con su dolor, porque cada vez que Ecuador llora, yo también lo hago. Por eso lloré con su terremoto, porque no le pasaba a un país ajeno, por el contrario le estaba sucediendo a los míos, a mi gente, a mi familia. Me sucedía a mí.

Espero verte pronto, Ecuador, espero pagar con toda mi alegría, con mi música y mi orquesta, todo lo que me has dado. Así, yo haya sido para ti y por primera vez en mi vida: ¡El hombre más buscado!”.