Dona un riñón a su jefa y la despiden por no ir a trabajar el día siguiente a la

Increíble pero cierto. El diario New York Post ha publicado una historia digna de llevarla a la pantalla grande. 

Debble Stevens, una sencilla mujer estadounidense, tomó la decisión de tener un gesto de agradecimiento y solidario con su patrona, la cual había sido diagnosticada con una enfermedad renal que la obligaba a someterse a una cirugía y encontrar un donante.

Esta mujer sin dudarlo un segundo, fue al hospital para donar su órgano a su jefa, la cual ya había encontrado una donante. Pero, como la vida da vueltas, el órgano que ya se había conseguido nunca llegó y el de Stevens no era compatible. 

Debble luego de la intervención necesitaba algunos días para recuperarse, hecho que a su jefa, identificada como Jackie Brucia, no le gusto. 

“¿Qué estás haciendo? ¿Por qué no estás en el trabajo? No se puede entrar y no salir cuando uno quiera. La gente va a pensar que te trato de forma especial”, le explicaba Brucia a su Steven.

No contenta con lo que le había dicho, Jackie despidió a la mujer que había intentado donarle un riñón para que su calidad de vida mejore y dure unos años más.