Una historia de celos y pasion donde un joven terminó perdiendo la vida

SANTIAGO. La historia del joven prófugo de la justicia envuelto en el asesinato de una persona en el 2015 revela que los hombres no pensamos y nos dejamos fuñir con j por los malditos celos, como dice la canción.

El joven se escapó la madrugada del pasado sábado del Centro de Corrección y Rehabilitación para Menores del sector Pastor de Santiago. Todavía sigue prófugo.

Fue condenado por la muerte a tiros del joven Luis Miguel Santos (Amaury), de 24 años, durante un incidente ocurrido la madrugada del viernes 3 de julio del 2015.  Además  resultaron heridos Nathaly Almánzar y el padre de la víctima, Juan Santos.

 La historia de este joven  es una historia de celos mal digeridos.

Veamos, el joven prófugo le pidió a su novia que estaba en una discoteca que se marcharan  a la casa. La novia se negó y decidió irse de rumba con un grupo de amigos en una yipeta.

Observa el video con los detalles: