Tania Báez a punto de caer en la drogadicción

SANTO DOMINGO. La productora de televisión y ahora coach y conferencias sobre Autoayuda Personal, Tania Báez, confesó que hace tres años estuvo al punto de perder el equilibrio emocional necesario para enfrentar las adversidades que nos pone la vida por delante.

Relató que en el 2013 tras cerrar su programa de televisión Hola Gente, envió decenas de propuestas laborales sin recibir respuestas.

Sus finanzas personales y empresariales quebraron. Mucha de la gente con la que hizo negocios le dio la espalda

Se vio precisada a empezar su vida desde cero. “Me tocaba un gran aprendizaje, porque para hacer lo que hago hoy, no podía hacerlo desde la abundancia o desde la fama, tenía que hacerlo desde la escasez y el miedo. Esto que he vivido es una manera de Dios y del destino cambiar mi voluntad”, dijo.

Tania Báez fue entrevistada este fin de semana en el programa Encuentro Informal, que conducen cada sábado los comunicadores Julio Martínez Pozo y Mildred Charlot por Antena 21,

Para que vean lo que somos los seres humanos cuando vemos a otro en la desgracia. Tania Báez contó que nadie la buscaba ni la contactaba después de un año de cerrar su programa.

Por lo que se decidió organizar una conferencia abierta al público, y para su sorpresa, diez días antes estaba completamente vendida.

A partir de esa primera conferencia, Báez ha logrado caminar un camino de bendición pues ha alcanzado a unas 20 mil personas en dos años y ha  recibido el apoyo de más de 50 empresas nacionales e internacionales, además, ha llegado a más de diez ciudades de Centroamérica y la República Dominicana.

Sus nietos la salvaron del abismo

Dijo que si no fuera por sus nietos estuviera tomando alcohol o metiendo drogas.

“Si no fuera por la llegada de sus dos nietos Dylan y Noah no sabría qué hubiera pasado con  mi vida. Quizás hoy estuviera tomando antidepresivos, alcohol o drogas,  pero ellos llegaron y yo no me podía dar el chance de caer, a ellos tenía que enseñarles lo que tal vez no pude enseñar con la plenitud y la sabiduría que tengo ahora”, expresó Baéz.

Una gran lección de vida nos da Tania Báez. No todo lo que brilla es oro y la vida nos puede cambiar para mal o para bien en segundos.