El accidente de Verón lo provocó un adulto, no una menor

VERÓN, PUNTA CANA. La yipeta que arrolló dos agentes de la Policía Nacional el Jueves Santo era conducida por un adulto no por una menor, confirmaron testigos del suceso.

Un  hombre viajaba en la yipeta Highlander con tres niñas a bordo, atropellando a los agentes que se desplazaban en la motocicleta, muriendo uno de ellos en el lugar.

“Mi esposa se acababa de parar de la galería de la casa a beber agua y en ese instante se produjo el choque” indicó el testigo.

En tanto que el comerciante Juan Rafael Rojas, propietario de la vivienda en el sector Los Manantiales de Verón, contra la que se chocó la yipeta  dijo que llegó a su casa cuando todavía los cuerpos de los policías estaban en el pavimento.

“Yo iba llegando y vi la multitud y el polvo me espanté, porque pensé era algún nieto. Cuando me acerque vi dos personas tiradas en el suelo, creí que eran trabajadores, porque por el polvo no lo identificaba” explicó.