Bruselas: al menos 26 muertos en atentados en aeropuerto y metro

BRUSELAS.  En la mañana de este martes,  tres explosiones estremecieron  a la capital de Bélgica.

Las explosiones obligaron a suspender los servicios públicos de transporte. Francia, España y Alemania dispusieron la máxima alerta antiterrorista.

Temprano en la mañana de Bruselas, una doble explosión en el aeropuerto y  una tercera en una estación de metro de la capital belga provocaron de manera preliminar la muerte de 26 muertos y decenas de heridos.

"Hay 11 muertos en Zaventem", el aeropuerto de Bruselas, informó Pierre Meys, vocero de los bomberos.

"Hay también una decena de muertos en (la estación de Maalbeek, donde hubo una explosión muy fuerte", dijo.

Después de las ocho de la mañana, dos explosiones casi al mismo tiempo  golpearon las salidas de pasajeros del aeropuerto internacional de Bruselas.

"Primero hubo una pequeña explosión y después una más fuerte a la altura de facturación", afirmó la periodista del diario sueco Svenska Dagbladet.

"Todo el edificio tembló, hay humo por todas partes y personas tiradas en el suelo en la terminal (...) Han caído trozos del techo", añadió la periodista.

La televisión belga difundió escenas de caos y pánico donde se muestra a cientos de pasajeros huyendo del aeropuerto. Se observan en las imágenes columnas de humo, y ventanas rotas.

Disparos y gritos en árabe

"Un hombre gritó unas palabras en árabe y escuché una gran explosión", dijo Alphonse Lyoura, quien labora en la seguridad del equipaje de los vuelos hacia África.

"Era el pánico general. Me escondí y esperé cinco, seis minutos. Algunas personas vinieron a pedirme ayuda", agregó un hombre cuyas manos estaban todavía ensangrentadas.

"Ayudé al menos a siete heridos. Retiraron cinco cuerpos que ya no se movían", continuó, explicando que "muchos perdieron las piernas".

"Veía gente en el suelo con sangre que ya no se movía. No estoy bien psicológicamente. Es el horror, Bélgica no merece eso", dijo sin poder contener el llanto.

Luego produjo una explosión en la estación de metro de Maalbeck, el barrio que acoge a las instituciones gubernamentales y europeas.

 Un periodista de la AFP observó a unas quince personas en la acera con los rostros ensangrentados recibiendo asistencia médica.

El ministro del Interior, Jan Jambon, elevó la amenaza antiterrorista en el país al máximo nivel.

Las explosiones de este martes ocurren luego de la detención el pasado  viernes en Bruselas de Saleh Abdeslam,  jefe de los atentados ataques terroristas de París en noviembre, tras cuatro meses de fuga.