Mujeres "pudriéndose" por dentro por querer agrandarse los pompis

 SANTO DOMINGO. La moda de ponerse nalgas grandes y torneadas y senos voluptuosos está llevando a mucha gente a perder la vida o a quedarse lisiados al inyectarse sustancias no biodegradable por el organismo, es decir, sustancias que el organismo no la expulsan y que terminan pudriéndose dentro de sus cuerpos, creándoles ulceraciones de por vida.

“Ay qué incomodidad, que dolor tan áspero, estoy cansada de acostarme siempre es esta posición (boca abajo)”, son las  quejas de  Juana (nombre ficticio para proteger su identidad).

Juana es una de las 21 mujeres que en el 2015 fue atendida en el área de cirugía plástica y reconstructiva del hospital Salvador B. Gautier del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS) con Alogenosis iatrogénica.

¿Qué es Alogenosis iatrogénica?

Es la enfermedad de moda, producto de las cirugías estéticas, que los cirujanos plásticos denominan a las úlceras putrefactas que provocan estas inyecciones no degradables en los cuerpos de las mujeres. LÉASE BIEN, SUSTANCIAS NO APTAS PARA LAS PERSONAS.

Solo en el 2015, de los 2 mil 886 pacientes ingresados en la unidad de cirugía plástica del hospital, 21 de ellos se estaban pudriendo por dentro.

En lo que va el 2016, se cuentan ya 18 personas “podridas”.

Lo grande es que existen profesionales del sector salud que también incurren a inyectarse estas sustancias NO APTAS PARA CONSUMO HUMANO. con el agravante de que hay profesionales hasta del

Volviendo a Juana. Juana fue ingresada de urgencia en un centro de salud debido a que tenía los glúteos ensangrentados provocados por el aceite mineral utilizó para agrandarse las pompis.

Juana laboraba como peluquera en un salón de belleza de clase alta. Queriendo imitar a sus clientes con “cuerpo de muñecas”, quiso inventar con una cirugía estética.

 “Es una real alarma nacional, un problema de salud pública que afecta a los pacientes de diferentes clases sociales y edad”, expresó  Severo Mercedes, cirujano plástico del Hospital Salvador B. Gautier.

Las mujeres si inventan…