Pingüino nada 8,000 kilometros para visitar al hombre que le salvó la vida

En 2011, Joao Pereira de Souza salvó un pingüino que estaba a punto de morir. Lo encontró entre las rocas de una playa de Brasil, exactamente en Río de Janeiro. El animal se encontraba moribundo y cubierto de petróleo, así informó ABC.

Joao Pereira cuido al pingüino por una semana, lo ayudó a recuperarse y luego lo devolvió al mar en perfecto estado.

El brasileño que se desempeñaba como albañil y pescador, pensaba que nunca volvería a ver el pingüino que bautizó con el nombre de “Dindim”, pero el ave meses después regresó a la playa y reconoció a su salvador.

El pingüino de Magallanes nada al rededor de 8 mil kilómetros cada año para visitar a Joao. El hombre en cada visita lo alimenta con una dieta especial con el objetivo de mejorar sus condiciones. Dindim no se deja tocar por nadie que no sea el brasileño.

“Le quiero como si fuera mi hijo y creo que él también me quiere”, declaró Joao Pereira de Suoza a la televisión El Globo.