Su esposo le pidió el divorcio y la respuesta de ella fue genial

Un hombre se encontraba cansado de las actitudes que estaba tomando su esposa, decidió pedirle el divorcio por vía de una carta, pero el tiro le salió por la culata.

El esposo en la carta, alardeó de ser un buen esposo durante 7 años, pero su esposa según el, no lo aceptaba.

La gota que reboso el vaso según el esposo, fue que su esposa no le dijo que había renunciado y el hombre se enteró por vía de su jefe que lo había llamado para comentarle sobre lo sucedido.

A continuación la carta del esposo.

Querida esposa:

Te escribo para decirte que me voy para siempre. He sido un buen esposo durante 7 años pero las últimas 2 semanas han sido un infierno. Y cuando tú jefe me llamó para decirme que dejaste tu trabajo, fue la gota que colmó el vaso.

La semana pasada cuando llegaste a casa ni siquiera te diste cuenta de mi corte de pelo, de que te cociné tu comida favorita e incluso me puse nueva ropa interior de seda. Tú comiste en 2 minutos y te fuiste a la cama directa después de ver tus telenovelas. Ya no me dices que me quieres, no quieres hacer el amor o acercarte a mí. Así que lo tengo claro: o me engañas o ya no me quieres. Pero a mí me da igual: ¡me piro!

Firmado: tu ex marido.

Posdata: no intentes encontrarme. Tu hermana y yo nos vamos a vivir juntos a West Virginia. ¡Que tengas una feliz vida!

Cuando la mujer llega a la casa y encuentra la carta, la cual le respondió luego.

Querido ex marido:

Nada me ha alegrado más que el día que recibí tu cara. En los infernales 7 años que hemos pasado juntos has sido todo menos un buen esposo. Veo tantas telenovelas porque me hacen olvidas tus constantes lloriqueos. Qué pena que no funcione. Me di cuenta de que te cortaste el pelo pero lo primero que pensé fue: ¡Pareces una chica! Y como mi madre me dijo siempre que no dijera nada si no era bueno, me callé.

Y cuando me hiciste mi comida favorita, me debiste confundí con MI HERMANA, porque hace 7 años que no como cerdo. Sobre tu ropa interior: me aparté porque vi la etiqueta aún puesta de 49.99$ y recé por qué fuera una coincidencia que esa mañana mi hermana me hubiera pedido 50 dólares. Pese a todo esto, aún te amaba y pensé que podíamos arreglar las cosas. Así que cuando gané 10 millones de dólares en la lotería, dejé mi trabajo y compré 2 billetes para Jamaica. Pero cuando llegue a casa y vi que te habías ido.... y sólo encontré tu estúpida carta.

Todo pasa por un motivo, supongo. Espero que tengas la maravillosa vida que siempre quisiste. Por cierto, no sé si alguna vez te conté, pero mi hermana Carla nació como Carl. Espero que no sea un problema. Mi abogado dice que, gracias a mi carta, no verás ni un centavo mío. Bueno, pues cuídate.

Firmado: tu ex mujer, ¡riquísima y libre!