Hombre y mujer demuestran que hay una persona hecha a tu medida

Richard Caulkin y Wendy Caulkin antes de conocerse y casarse, pasaron por momentos críticos en su vida debido a diferentes enfermedades que padecían.

Wendy, de 36 años, madre de un hijo, tenia una miocardiopatía dilatada y al igual que su ahora esposo, necesitaba un trasplante pero de corazón, indico que su insuficiencia cardiaca la había dejado sin aliento y muy débil. Casi no podía caminar unos pocos metros sin sentir que había corrido un maratón”, expresó.

En el 2011, luego de despedirse de su madre, hermana y amigo, tuvo que decirle a su hijo que, no importaba lo que allá adentro sucediera, ella siempre lo acompañaría, fue operada de urgencia en el Hospital Freeman de Newcastle. La operación fue un éxito pero la recuperación fue lente debido a que se le desarrollo una neumonía, para poder combatirla necesito diálisis, se recupero gradualmente

Richard, de 35 años, tenia una fibrosis quistica y requería un doble trasplante de pulmón. El dijo que llego a estar sin aliento antes de su operación, Cada minuto era una lucha solo para respirar, combinado con episodios cada vez mas frecuente de tos con sangre, agregó.

La operación de Richard, al igual que la de su esposa, fue todo un éxito. El proceso de recuperación el lo describió como lente y en ocasiones muy doloroso.

Luego de recuperarse al 100%, ambos empezaron a practicar deportes y se conocieron en los Juegos Británicos de Trasplante 2013 en Sheffield. Se casaron hace un mes.

El Señor trabaja de maneras misteriosas y nuestras situaciones anteriores, a pesar de ser traumática, tenía que pasar para que los dos nos podríamos conocer. Si su destino es estar juntos, entonces nada lo detendrá, dijo el pastor que celebro la boda.