Mientras todos queremos debates, el Gobierno "no tiene nada que debatir"

SANTO DOMINGO. El reclamo de un debate “oral, público y contradictorio” entre los principales representantes de la oposición y el presidente Danilo Medina crece cada vez más  y se hace sentir en las redes sociales.

La etiqueta #RDQuiereDebates en Twitter  se viraliza poco a poco entre los usuarios, instituciones de la sociedad civil y líderes de opinión pública.

Y es cierto, hay mucho que debatir sobre el presente y el futuro de la República Dominicana. ¿Hacia dónde vamos como sociedad? ¿Cómo gasta el Gobierno nuestro dinero? Ahora que iniciamos la supuesta Revolución Educativa que pregona el Gobierno uno se preguntaría ¿Aparte de la construcción de aulas, cómo formaremos en calidad curricular a los maestros para el beneficio de las nuevas generaciones de estudiantes?

La salud pública en la República. Cierto, se han construido  más hospitales dotados de mayores recursos tecnológicos pero todavía faltan camas para el ingreso de miles de personas de escasos recursos que asisten a recibir atenciones médicas. Todavía los pacientes, en la mayoría de los casos, están obligados a comprar las gasas y las jeringuillas porque el centro sanitario en cuestión no dispone de esos ínfimos recursos. Y así va la cosa.

La población no quiere escuchar más promesas. Quiere que la principal dirigencia política del país y el presidente Danilo Medina empeñado en obtener cuatro años más discutan en público lo que van hacer a partir de ahora.  Es verdad que  #NoSePuedeOcultar logros como el Sistema de Emergencias 911 pero también nos come vivos la delincuencia y la corrupción reina en todos los estamentos del Estado Dominicano.

Otras organizaciones como Participación Ciudadana, Impunidad Cero y los opositores emergentes como Fidel Santana y Max Puig demandan también debatir los graves temas nacionales que padecemos los dominicanos. 

La respuesta del Gobierno al interés por el debate ha sido soberbia, prepotente y lamentable por demás.  El portavoz del Gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, expresó que el presidente Medina no tiene que debatir con nadie y acusó a Luis Abinader, candidato presidencial del PRM, de impulsar un “debate rastrero” al denunciar el uso y abuso de los recursos del Estado en la campaña reeleccionista sin aportar pruebas.

Es decir, yo no tengo que hablar con nadie. Todo está bien y el otro me acusa de algo que tampoco me interesa demostrar si es cierto o falso. En mi campo le dicen a eso “comparón y boca dura”.

Un debate serio y profundo sobre la inseguridad ciudadana.

Un debate serio y a profundidad debe estar orientado a discutir políticas públicas para combatir la delincuencia y la criminalidad que mantiene presos a los dominicanos en sus casas y que en el momento en que escribimos esta nota alguien está siendo atracado o ha perdido la vida de manos de desaprensivos.

Si la oposición y el Gobierno quieren salir victoriosos en sus propuestas electorales, están obligados a darle una respuesta a este país sobre qué haremos para que no nos sigan matando y despojando de nuestros bienes de manera impune en nuestras casas y en las calles y avenidas de nuestro hermoso país.

¡Hay que debatir sobre la inseguridad ciudadana! ¡Queremos escucharlos en vivo y en directo sobre cómo nos defenderán de la delincuencia! La “percepción” la tienen ustedes porque están protegidos por una centena de guardaespaldas armados hasta los dientes.

Y si, #RDQuiereDebates, es un reclamo nacional, presidente Danilo Medina.