Preso denuncia corre peligro dentro de la cárcel la Victoria "Reportaje Nuria"

Un joven que durante años ha robado identidades para realizar estafas electrónicas teme por su vida. Actualmente guarda prisión la Cárcel de La Victoria. Lo amenazan de muerte dentro y fuera de la cárcel. Hace un mes lo agredieron y por poco lo matan.

“Yo soy un monstruo. Yo no he pensado en familia ni en nadie”, se auto califica Jancel Almonte de 24 años.

Jancel cumplirá dos años en prisión por usurpar identidades y realizar estafas electrónicas.

En septiembre del 2015, el equipo de investigación periodística de Nuria Piera acompañó a miembros del Departamento de Investigaciones de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT) en un allanamiento en la cárcel que ocupa en La Victoria. Al estafador le incautaron  celulares, tarjetas de crédito y tarjetas de chip pertenecientes al recluso, quien todavía a seguía estafando desde su celda.

La reincidencia de Almonte revela que la seguridad en las cárceles dominicanas es totalmente nula y  que  la propia vida de los reclusos como Jancel no vale un centavo.

“Este es el infierno, el verdadero cementerio de hombres vivos”, señala Jancel a la periodista del equipo de Nuria Piera.

Y vivir en ese infierno lo ha llevado a consumir todo tipo de drogas nada más y nade menos que dentro la cárcel  afirma Jancel.

Para no seguir viviendo en ese infierno, el joven estafador de 24 años ha intentado quitarse la vida.

Cuenta que como castigo  ha tenido que dormir en el baño. “Cuando los presos vienen a orinar, te orinan encima”.

Hace un mes a Jancel lo agredieron con una navaja de afeitar causándoles profundas heridas en su rostro y su cuerpo. Estuvo a punto de morir. “En pleno allanamiento de mi celda a las 7 de la mañana me atacaron con una navaja de afeitar. ¿Cómo ese recluso obtuvo una navaja de afeitar? Eso nunca lo sabré. Si aquí se consume drogas también se puede conseguir una gillette, ¿usted no cree? narra el recluso.

Las agresiones en su contra y las constantes amenazas de muerte lo motivaron a comunicarse con la periodista de Nuria Piera con el objetivo de salvar su vida.

Al final de la entrevista, Almonte dijo que recibe amenazas dentro y fuera de la cárcel. “A mí me amenazan figuras importantes de la política que no puedo decir su nombre porque no duro vivo dos segundos”, expresó.

Ha estafado a más de 4 mil personas y pide no acusar a Erick Acevedo, una de las víctimas de su delito y cuya identidad ha utilizado para transferir dinero durante varios años.

“A todas las personas a las cuales yo les he robado sus identidades les pido que me perdonen. Ya yo le di un stop a eso”.

El joven se supone debía salir de la cárcel el pasado mes de noviembre. “Es injusto que cuatro meses después de que ya puedo salir de la cárcel no esté en mi casa. Es injusto que yo muera asesinado en la cárcel”.

Almonte desea salir a la vida en sociedad, estudiar y conocer a su hija que nació el mismo día que cayó preso. “Hacer de mi inteligencia un trabajo de bien”.

“Todos merecemos una oportunidad. Dios perdona. Yo también merezco una oportunidad”, así concluye la entrevista con el joven estafador que teme por su vida.