Lo rechazó por ser pobre luego se encuentra por casualidad y sucedió algo...


Conozca la típica historia de la niña rica que la enamora el niño pobre pero que ella quiere alguien que la ponga bien. Que le compre su yipetón, tres tarjetas de crédito y la mude a un lujoso apartamento.

Sin embargo, el muchacho pobretón se decide y le pide matrimonio pero como era de esperarse, ella lo rechazó, le sacó los pies de manera fría.

Hasta le dijo “lo que ganas al mes es lo que yo gasto en un día, ¿Cómo esperas que me case con alguien como tú? Olvídate de mí y encuentra a alguien de tu misma clase”.

Pero el joven no le hizo caso y nunca olvidó a la chica de sus sueños.

Pasó el tiempo y Diez años después, como son las cosas de la vida, los dos se encontraron por casualidad en un centro comercial de su ciudad.

Ella de inmediato lo le reconoció. Se le acercó y le dijo : “Me casé con un hombre muy inteligente, cuyo salario es de 15.700 dólares al mes. ¿Podrías haber superado eso?”.

El chico que ya no es un niño sino un hombre, escuchó con atención la arrogante pregunta de la muchacha a la que alguna vez estuvo enamorado. Impotente se puso a llorar y se quedó callado.

Al rato, el esposo de la chica se acercó a ellos y antes de que ella los presentara, el esposo reconoció al hombre que estaba con su esposa y le dijo: “¿Señor? ¡Buenas tardes, señor! Veo que ya conoce usted a mi esposa”.

El muchacho enamorado muy educadamente le contestó: “Buenas tardes, señor…”. “Soy Carter, señor”, respondió el esposo.

El marido le dijo a su esposa: “Querida, quiero presentarte a mi jefe. Es el responsable del proyecto de los 100 millones de dólares en el que he estado trabajando”.

A la mujer le dio un shock y se quedó con la boca abierta. No se lo esperaba ese batacazo por arrogante. 

El esposo sonrió y dijo: “Bueno, Sr. Carter, me tengo que ir. Tengo muchas cosas importantes que atender. Fue espléndido verlo hoy. Que tenga un excelente día”.

Se despidieron y cada quien tomó su camino.

Después de salir del asombro, la comparona y arrogante mujer le preguntó a su esposo:

“¿Ese era tu jefe?”. “Sí, cariño. Es bastante humilde, su vida fue muy triste y dicen que una vez amó a una mujer y le pidió matrimonio, pero que ella lo rechazó porque, por aquellos entonces, no tenía dinero.

"Por eso, él trabajó muy duro para convertirse en alguien tan exitoso. A pesar de que ahora es multimillonario y gana millones de dólares al mes, muchos comentan en el trabajo que no ha podido superar el rechazo de aquella mujer. Por eso sigue soltero".

Moraleja de este cuento

"La vida es corta. No seas arrogante ni orgulloso al ver a los otros según las circunstancias en las que se encuentren en su vidas. Todo puede cambiar de un día para otro".