Ex sicario Popeye visita la tumba de Pablo Escobar

COLOMBIA. Vestido de negro y con un ramo de flores llegó Popeye, el jefe de sicarios del narcotraficante más famoso del mundo, Pablo Escobar, a su tumba en Medellín, Colombia.

Jon Jairo Velázquez , alias Popeye, arribó a la tumba de su antiguo jefe y "patrón" acompañado de su escolta de seguridad.


Popeye se observa en el siguiente video de rodillas y rezando por el descanso eterno de Escobar, el "Patrón de Mal" , el hombre que estuvo a Colombia bajo sus pies durante desde finales de los 70s hasta la hora de su muerte en diciembre de 1993.

"En el buen sentido de la palabra yo amo a Pablo Emilio Escobar Gaviria, Fue mi líder, mi amigo, mi patrón", afirmó Popeye a los medios de comunicación.

Dijo que a la hora de su muerte él estaba en prisión. Los noticiarios de televisión antes de dar la noticia de la muerte de Escobar crearon expectativas anuncian un extra informativo.

"Decían extra, extra, extra, y no daban la noticia. Ahí me di cuenta que lo mataron", dijo Popeye.
Dijo que cuando dieron la noticia se le enfrió el alma. "Me lloró el alma".

"Uno que ha tenido dias díficiles en la guerra, nadando en sangre, matando gente, uno no llora pero yo lloré cuando lo mataron", dijo Popeye

"El bandidaje y la delincuencia no llevan a nada. Lleva a la cárcel y a la muerte. Yo exhortó a la juventud a buscar nuevas formas de vivir , de ganarse la vida", dijo Popeye al final de su visita a la tumba de Pablo Escobar.