Joven ruso se "casa" con una pizza familiar


RUSIA. La locura no es solo clínica sino también espiritual. Los locos están en las calles y no en el manicomio

Un joven ruso de 22 años, al no encontrar pareja con quien casarse y la soledad lo estaba matando, optó por casarse con una pizza.

Se casó con una una pizza porque según él, su mujer la pizza “es un amor que nunca me fallará”.

Dijo que se casó con su querida pizza porque "las relaciones humanas son muy complicadas".

El joven de la ciudad de Tomsk, Rusia, se casó formalmente en una pizzería rusa, llamada MakeLove , un restaurante de comidas rápidas que organizó "la boda" del joven y su pizza.

En "la boda" no faltó lo imprescindible: velo de novia para la pizza italiana, brindis con champán y acta de matrimonio.

El joven tiró la casa por la ventana en su boda.

Claro, las autoridades no le dieron validez a la "unión matrimonial" entre el muchacho y la pizza.

“El amor por las personas es impredecible, el amor por la comida es eterno” afirma el joven de Rusia enamorado de su pizza.

Ahora, todo el mundo se pregunta ¿cuándo el marido devorará a su mujer? ¿se la comerá acompañado de un refresco de soda o una cerveza?