Los terroristas de Paris podrían haber consumido drogas

PARÍS. “Lo hicieron con mucha calma y mucha sangre fría, mataban mirando a los ojos a sus posteriores víctimas”, relatan los testigos de la masacre  de Paris del pasado viernes 13.

Y esta calma y esta sangre fría podría tener una explicación: los yidhaistas que provaron 132 muertos y más de 300 heridos se podría haber endrogado con Captagon.

La policía científica encontraron jeringuillas en las habitaciones del hotel donde se habían alojado horas antes los terroristas.

Aunque todavía no se han realizado los análisis toxicológicos de lugar , prevalece una fuerte sospecha de que el Captagon  los tenía en un estado de euforia permanente mientras mataban a los parisinos.

El Captagon es un poderoso estimulante que produce grandes arrebatos de euforia. Es de gran consumo en Siria.

 

Son las drogas más utilizadas por los miembros del Estado Islámico. Les da energía, sensación de fuerza, genera euforia e insensibilidad al dolor, reprime el miedo, quita el sueño y suprime el apetito.

El Captagon es la droga de los ricos de los países del Golfo Pérsico. Una dosis cuesta 20 dólares pero ahora su mayor consumidor es Siria.