Niños venden arepas en un trici-moto

SANTO DOMINGO.- No todo está perdido en la República Dominicana.

Los buenos ejemplos de amor al trabajo, esfuerzos por superar las adversidades y ganas de trabajar de manera honesta abundan en nuestras calles.

Dos menores se levantan todas las mañanas a llevar algún dinerito a sus padres de escasos recursos.

Los niños venden en un tricimoto pedazos de ricas arepas por las calles y callejones de Santo Domingo. 

Lo ideal sería que no trabajen y solo estudien pero la realidad los empuja a buscar sustento para ellos y su familia. 

Juan Confesor Paredes de 14 años y Luis Antonio Beltré 11 son hermanitos de sangre que residen en el sector La Zurza.

Se desplazan en un trici-motor ofertando sus ricas arepas en las mañanas y en la tarde asisten a la Escuela Aida Cartagena Portalatín.

Las imágenes fueron captadas por Reynaldo Brito de www.imagenesdominicanas.com