Muere un anciano de 87 años en la Tiradentes

SANTO DOMINGO. Un anciano de de 87 años murió este jueves en la avenida Tiradentes. Al parecer murió de un infarto.

El hombre exclamó ¡Ay Dios mío, ay Dios mío!, antes de morir. Se llamaba Federico Pérez.

Transitaba de sur al norte cuando se sintió mareado e intentó agarrarse de una de las paredes que rodea al Estadio Quisque, según revelaron testigos de su muerte. Pero cayó desplomado muriendo al instante.

Vestía una camisa azul y blanca y una gorra negra. Tenía un reloj y cargaba una funda negra.

Según el acta de nacimiento que portaba, nació en Cotuí en 1928. En su cartera tenía mil pesos y dos tarjetas de débitos.

Era ingeniero y residía en la calle Fantino 24 de Cotuí.