Ya van tres los muertos en la cárcel pública de Higuey


LA ALTAGRACIA. Tres presos de la cárcel pública de Higuey han fallecido en las últimas dos semanas por hambre e insalubridad.

Los fallecidos Aleudy Simá, de 28 años, Antonio Eusebio Carpio, de 20, y una persona solo identificada como “Chihuahua”, de nacionalidad haitiana.

El estado de calamidad en la que viven los reclusos de dicha cárcel genera hambre e insalubridad, situación que ha sido confirmada por las propias autoridades del penal.

Para confirmar la tragedia de los presos en la cárcel pública de esta comunidad, la diputada Minou Tavares Mirabal se trasladó al lugar, pero no le fue posible hacer contacto con los detenidos. La diputada no pudo acceder al penal por no contar con el permiso requerido para estos fines.

Sin embargo, fue recibida por el coronel Francisco Aquino, a quien le mostró las imágenes con los cuerpos cadavéricos de las víctimas que atrapa el sistema carcelario en esta ciudad.

Las autoridades le informaron que en lo que va de al menos 10 personas también han fallecido por una bacteria que se alojó en el lugar a principio de año y que afectaba la piel de los reclusos.

Esto motivo a que muchos fueran trasladados a otro centro carcelario, pero al parecer esto no ha sido suficiente para que cierren el penal, como lo ha pedido la comunidad.

La situación de hacinamiento, enfermedades, hambre y pésimas condiciones de reclusión no es solo una exclusividad en la cárcel de Higuey.

El pasado viernes fue encontrado muerto en su celda , Jonatán Feliz, quien estaba recluido en la cárcel de Barahona.

El cuerpo del hombre apareció tirado en el piso, sobre cartones, con el torso desnudo, con una pierna enyesada y en la otra tiene colocada varias vendas.

La cárcel de Higüey, la misma que en el 2005 murieron 136 reclusos y otras decenas resultaron con quemaduras tras un incendio, tiene una capacidad para 50 personas y en la actualidad alberga unos 300.