Ni los muertos se salvan. Se roban las varillas de las tumbas en el Cementerio Nacional de la Máximo Gómez


SANTO DOMINGO. Ni los muertos se salvan de la ola de robos y delincuencia que azota al país.
Un grupo de personas de diferentes estratos sociales denunciaron que en el Cementerio Cementerio Nacional existe una banda de fascinerosos dedicados a a destruir nichos y tumbas para sacarles las varillas y posteriormente venderlas.

La situación ha provocado que muchas personas han reconstruido las tumbas y nichos de sus familiares.

Acusan de las acciones delictivas a un hombre a que apodan como “Rocopiolo”. Al hombre lo han apresado varias veces pero lo vuelven a soltar denunció una de las personas afectadas con los hurtos.