Sepultan los restos del joven que mataron por una gorra. Familiares reclaman apresar a sus asesinos

SANTO DOMINGO. Sepultaron ayer tarde en el Cementerio Cristo Redentor los restos del Gregory Natael Campusano de 19 años vilmente asesinado por una banda de atracadores para robarle nada más y menos que una miserable gorra.

La tragedia ocurrió en el sector Los Chuchos de Los Alcarrizos donde los moradores reclaman a la Policía apresar a los autores del hechos quienes residen en el barrio y mantienen en zozobra a las personas series y trabajadores del barrio.

¿Por qué no le tiraron a los pies, por qué me lo mataron así para quitarle una gorra? afirmó en medio del dolor su madre Ramonita Campusano.

A Nataniel, según los reportes de la Policía, le dispararon a matar al cuello en la cancha de baloncesto de la comunidad.

Su tío Vicente Bobonagua expresó que los asesinos del muchacho todavía no han sido apresados y que se desplazan en un motor rojo AR15. "La Policía lo sabe y no hacen nada. Esperamos que lo apresen y lo manden a la justicia.