Abandonó al marido infiel colocando una valla gigante en la carretera

INGLATERRA.- ¿Tu pareja te engaña? Bueno, podrías hablarlo. O terminar la relación. Y, ¿qué tal romper con él por medio de un enorme cartel que él —y todos los demás— simplemente no puede ignorar en su camino al trabajo? Una mujer llamada "Lisa" hizo precisamente eso.

La valla —colocada estratégicamente al lado de una transitada carretera en Sheffield, una ciudad al norte de Inglaterra— decía lo siguiente: "Para Paul, mi esposo infiel. Son uno para el otro. Cuando llegues a casa, no estaré ahí. ¡Disfruta de tu viaje al trabajo! Lisa".

Mark Catterall de Kong Outdoor, la compañía de publicidad que le vendió a Lisa el espacio publicitario, dijo que ella la ordenó hace dos semanas y que "obviamente lo había planificado con anticipación; obviamente tenía una fecha en mente", le dijo a CNN.

La valla medía nada más y nada menos que 5,6 metros de ancho y 2,6 metros de alto, y fue visible durante la hora pico de 6 a 9 a.m. el miércoles por la mañana, confirmó Catterall.

"Es la calle más transitada en la ciudad de Sheffield, y la mayor parte del trafico viaja hacia el centro de la ciudad", dijo Catterall. "Es uno de los lugares más importantes de vallas publicitarias en la ciudad". Lisa también optó por una pantalla digital "para poder enviar el mensaje en el momento adecuado", dijo.

"Pagó una suma de tres cifras por eso", confirmó Catterall; una valla para una semana normalmente costaría 400 libras (610 dólares). Él también sugirió maneras en las que el método de publicidad podría seguir siendo utilizado por miembros del público.

"Es algo desafortunado para una de las partes involucradas, pero se ha utilizado como propuestas de matrimonio. Podría ser un poco más agradable en el futuro". Catterall afirma que Lisa era una consumidora privada que no había pagado por anuncios en el pasado.

Los usuarios de Twitter expresaron sus opiniones sobre el asunto. "Terminar la relación... al estilo de Sheffield con solo una 'pequeña' valla en el Parkway", tuiteó Peter Spencer.