Hombre de 70 años mantiene su esposa de 20 amarrada para que no se escape

Un agricultor de 70 años, mantiene su joven esposa, que es de unos 20 años y su hijo de dos años de edad, amarrados.  Situación que  ha causado  disgusto generalizado en las redes sociales chinas, donde ha sido llamado como un "pervertido viejo" y "violador".

El hombre, llamado Wang Mengyi, al parecer 'encontró' la mujer severamente atrofiada mentalmente muy cerca de su casa en Henan, centro de China, hace cuatro años.

Cuatro años después, ha engendrado un hijo de dos años, con la mujer que ni siquiera puede decirle a su propio nombre.

Según los informes, un fotoperiodista primero visitó a Wang Mengyi y su familia, el 8 de septiembre, después de una introducción por el ex funcionario de la aldea Bai Daiyin.

Cuando tomaron fotografías de él, se le dice que si es indiferente a atar a su hijo a un poste.

Incluso sonrió cuando le dijo a los reporteros: "Yo lo amarro porque estoy preocupado de que se pierda. Soy viejo y no puedo mantener el ritmo"

De hecho, cada vez que Wang Mengyi va a trabajar en sus tierras de labrantío, también amarra  a su esposa e hijo para evitar que se escapen y pierdan. Incluso en casa, de vez en cuando les amarra también  para facilidad.

Según los informes, dijo que él amarró a su mujer:  "Es conveniente para que pueda ver a mi esposa en cualquier momento.  Me preocupa que saldrá de la cuerda, correrá al aire libre y se perderá”.   Wang Mengyi  dijo a los periodistas que había encontrado a la mujer que ahora considera su esposa en el lado de la carretera cerca de su casa hace cuatro años.

Ella estaba enajenada  mentalmente y desafiante  además hablaba cosas que no tenían sentido.  Dijo que trató de pedir su nombre y de dónde venía, pero no recibió respuesta. Él ni siquiera sabe su edad, pero se estima  que está  alrededor de los 20 años.

El agricultor decidió  llevarla a  casa, donde la mantuvo encadenada  a un poste para evitar que se escape.  Se dice que han llevado este lamentable caso a las autoridades locales, pero sin solución a su situación, él la trajo de nuevo a su casa.  Wang Mengyi  justificó: "A pesar de que cuando la encontré yo ya era de 60 años, por diversas razones, nunca me casé.  Dos años más tarde, tuvieron un hijo, Qingtai, juntos, pero el anciano espera que alguien va a adoptar a su hijo como la madre del niño no tiene conciencia de que él existe.

¿USTED QUE OPINA?