Embajada acusa a un hombre de estafar con visa

En muchos lugares del mundo, la necesidad obliga a miles de personas a emigrar y buscar su futuro en algunos de los países ricos. Si desde África y oriente medio se mira a Europa, desde nuestra República Dominicana y el resto de Iberoamérica se buscan oportunidades de comenzar una nueva vida en los Estados Unidos.

La desesperación de muchos despierta el afán incontenible de lucros de unos pocos desalmados que aprovechan esa necesidad para estafar las esperanzas y jugar con los pocos recursos que la gente de a pie tiene.

El más reciente de estos casos que hemos conocido en nuestro país es el de Wagner Elpidio Bautista que ha sido condenado a tres meses de confinamiento en la prisión de la Victoria por el juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, Honorio Suzaña, que lo ha encontrado culpable del delito de estafar de esta forma, además de a la mismísima embajada americana en el país, a los señores Contreras Cruz, de la Cruz Ferreras, Regalado del Orbe y Victorino Cano. A este último le habría intentado cobrar 190 mil pesos durante un encuentro en un conocido centro comercial.

No faltarían quienes dirían que la proliferación de estos delincuentes viene alimentada por las restricciones y dificultades que las misiones diplomáticas de los países desarrollados en los países en desarrolla ponen a los ciudadanos que necesitan emigrar y que los abocan a las garras de mafias más o menos organizadas.