Construyó un columpio gigante para que su hija en silla de ruedas pudiera jugar sin problemas

Cosas increíbles suceden cuando un padre ama realmente a su hija. Este es el caso donde la creatividad sale a relucir a más no poder y es así como cosas asombrosas se crean, simplemente con amor y con ganas. 

Para Mary Nelson, lo más probable es que deba pasar el resto de su vida en una silla de ruedas, sin embargo, su padre se las ingenió para que pueda conocer la grandiosa sensación de adrenalina y diversión que produce estarse balanceando en un columpio.

Su progenitor procedió a construir un columpio extraordinariamente grande para que su adorada hija sienta la brisa del aire y la velocidad que la mayoría de nosotros sentimos al ser pequeños.

El caso de Mary explica que padece una atrofia muscular, lo que la hace estar en una silla de ruedas. Esto ha hecho que no haya podido jugar como el resto de los pequeños de la casa, la buena noticia es que ahora si podrá hacerlo.

Lo único que hace falta para crear cosas asombrosas que hagan feliz a las personas, es tener amor y dedicación por lo que se está haciendo, estas fueron las ganas que motivaron a este padre que cumplió uno de los sueños de su hija.