La brillante respuesta de una británica a un conductor que la llamó "gorda"

Lindsey Swift es joven de 20 años con problemas de obesidad, hace poco decidió cambiar su vida. Tomo la iniciativa de correr por los alrededores de su residencia, cuando paso un conductor y le grito“gorda”.

Lindsey llegó a su casa indignada y escribió estas líneas que se han vuelto virales.

 “Esta carta abierta va dirigida al idiota que pensó que estaba bien meterse conmigo con bromas de mal gusto sobre gordos cuando salí a correr. Tu comentario dejó claro tu increíble ironía. Es verdad que estoy gorda y es verdad que también soy hermosa.

No tengo claro a quien se lo contabas, ya que las únicas personas presentes éramos mi novio y yo. Te aseguro que tengo un espejo y que mi novio ya ha visto mi cuerpo obeso.

Sin embargo, puedo pensar que estos comentarios pueden hacer que personas inseguras dejen de correr.

No estoy avergonzada de mi cuerpo. Nunca me ha impedido hacer nada que yo quisiera hacer. Seguro que he hecho más cosas que tú, tirado en tu furgoneta, sólo podrías soñar. Mi cuerpo gordo ha viajado por los cristalinos mares en Tailandia que tú sólo has visto en televisión.

Ha vivido en países que tú ni podrías soñar por tu mente y compartido culturas seguro que rechazarías. Mis piernas gordas me han permitido subir montañas en más de una ocasión. Mi gordo cerebro habla idiomas que te sonarían a suajili.

No es que tenga que justificarme pero tengo la meta de correr 10 kilómetros. Me siento mucho mejor y puedo hacer cosas que antes no podía. Me asombra que alguien intente impedir ese esfuerzo. Perdona si me equivoco, pero solo tengo tus acciones para juzgarte. Si mi trasero gordote ofendió, intenta conducir con los ojos cerrados hacia a una farola.

Pero hablando en serio, ahora que escribo esto, me das pena. Tu comportamiento no es normal y tus modales están por debajo de la media. Lo más importante, no obstante, es que te perdono. Piensa antes de abrir la boca. Besos”