Una forma correcta para ahorrar y tener su propia casa

Muchas personas luchan de manera mensual para pagar alquileres de casas, habitaciones o apartamentos con la preocupación diaria de tener que sacar el dinero para mantenerse habitando en estos sitios, soñando con poder tener una propiedad que puedan llamar suya. Sin embargo, en el momento en que se decide solicitar préstamos hipotecarios, este sueño puede caerse o disminuir la seguridad de hacerlo realidad.

Ante las entidades bancarias y financieras, el tener tu propia casa o apartamento te genera status. Se trata de una inversión que en ningún momento va a disminuir su valor, al contrario irá aumentando conforme pase el tiempo, sin involucrar el hecho de que genera tranquilidad por no tener que cancelar una cuota mensual a causa de alquiler, restándole una carga a su bolsillo.

Hoy en día existen distintos tipos de oportunidades para optar por una vivienda propia, claro que se realiza un análisis en el que dependiendo de sus ingresos se estimará una cuota anual o mensual a pagar, por lo que generará una deuda alrededor de 15 años.

Existen cuentas denominadas: “Cuentas para el ahorro y el fomento de la construcción”.

Para abrir una cuenta de estas, no existe monto mínimo por el cual regirse, debe ser único titular y debe tomar en cuenta que liquida los intereses en base al saldo diario y a la tasa vigente dependiendo de la entidad bancaria donde apertura la cuenta.

 • Si no posee un crédito de vivienda actualmente y tampoco piensa aplicar para uno en un periodo de 10 años, puede realmente pensar en abrir una cuenta de este tipo.

 • Considere la opción de apertura si está en disponibilidad de depositar un monto anual a la entidad financiera.

•Tenga en cuenta que los recursos depositados se les hará retención en la fuente, salvo que el ahorrador, pruebe que las sumas depositadas ya estuvieron sometidas a retención.