Cómo se aplica la tasa de Interés

Los bancos vienen calculando los intereses pasivos con fórmulas que libremente establecen, en ocasiones resultando algunas de ellas muy generosas, desproporcionadas o injustas.

Las tarjetas de crédito, consideradas como “armas de doble filo”, son un instrumento que te genera una deuda creciente, si no pagas en los plazos establecidos, de manera acelerada aumentan aún más tus deudas. El cálculo, o fórmula que aplican los entes financieros para el pago “mínimo” mensual a tus tarjetas de crédito es la razón principal por la que no notas cómo aumentan tus deudas y tienes mayores gastos.

Estos intereses se bonifican si se cancela el monto total indicado en la casilla “Saldo de contado” en tu estado de cuenta antes de la fecha que se haya planteado. A continuación, se presentan cómo se calculan dos tipos de tasas de interés.

Intereses de Financiamiento: Sobre el saldo anterior que pudieron poseer y, deduciendo los intereses que se generaron en la anterior facturación, se determina el capital inicial. En función a dicho capital es que se calculan los intereses basándose en los días que pasan entre las fechas de corte, actualizando el capital determinado y de acuerdo a los pagos y créditos recibidos.

Intereses de Mora: Se generan por la falta de cancelación o, cancelación de un monto inferior al indicado en la casilla denominada como “pago mínimo” en tu estado de cuenta, es cuando comienzas a deber por no pagar el monto determinado. Se calculan sobre el importe vencido, deduciendo los intereses causados en la facturación anterior. Se aplica la tasa de interés de mora indicada en el tarifario indicado con el que se haya firmado estar de acuerdo, por el tiempo transcurrido entre las fechas de corte del estado de cuenta.