La medallista de oro Ana Villanueva "todavía estoy esperando el apartamento que me prometieron"

Ana Villanueva, es la doble campeona Panamericana de la categoría de los 50 kilogramos, esta deportista lo ha dado todo en el tatami para ser un orgullo para la República Dominicana, sin embargo, no le han cumplido la promesa de recompensarla.

Su familia vive una situación de pobreza, por lo que actualmente se encuentra llena de frustraciones.

Hay que recordar que en los Juegos Panamericanos de 2011, le prometieron un apartamento, esto evidentemente la llenó de esperanza, ya que aliviaría la carga que lleva en su vida. Hoy en día paga la renta de un apartamento alquilado, asume sus gastos y ayuda a sus padres económicamente.

“Cuando me prometieron ese apartamento fue en 2011, cuando gané oro en Guadalajara, estaba tranquila, pero todavía estoy esperando”, expresa Villanueva.

La mujer, siendo una profesional del área de Contabilidad, pide que le den un empleo en el sector público o privado, debido a que lo que recibe del Parni y de la Fuerza Aérea de la República Dominicana no le es suficiente para cubrir sus gastos y ni para contribuir con su familia.

La atleta decepcionada, narra su frustración, y la razón indica que es: “porque no me han cumplido”, a su vez afirma que los apartamentos que les prometieron a los atletas “están ahí”. “Cuando te prometen algo y tiene la ilusión de que te lo van a cumplir y espera y espera y no te cumplen, entonces viene la frustración”.

Por su parte, reveló que aún mantiene sus esperanzas al sensibilizarse con el presidente Danilo Medina, señala que ojalá “pueda apoyarnos en esta parte”.

Hay que destacar que Villanueva, es la única atleta de karate en ganar una medalla mundial, bronce, la fémina viene de una familia de clase muy humilde y sencilla, como ella misma relata, está formada por su padre Roberto Villanueva, de 65 años de edad y su madre doña Alicia Fabián, quienes han traído al mundo a Nelson, Radhamés, Fernando, Joaquín (fallecido), Mary y a ella.

Todos viven en la ciudad de Cotuí, provincia Sánchez Ramírez, en el sector San José. “Mi padre está sin trabajo, mi mamá depende de lo que gano. Mis padres viven de lo que yo trabajo, de lo que consigo”, expresa Villanueva de 33 años, dando gran parte de su vida al deporte.

Es por eso, que solicita encarecidamente a las autoridades o una empresa del sector privado que le brinde apoyo. Nombra a la poderosa empresa Barrick Gold para que le ofrezca un apoyo, porque lo poco que recibe, por ejemplo, en el ayuntamiento de Cotuí se lo transfiere directamente a su madre.