Mujer con dificultades en las piernas sobrevive recogiendo basura

Santiago.- Esta historia es un recordatorio para cuando se piense que las cosas son imposibles de lograr. María Margarita de la Rocha, quien reside en el barrio La Paz del sector La Otra Banda, al nacer tuvo problemas de deformación en sus dos piernas, lo que le ha impedido caminar como una persona normal.

Sin importar esto, María con 55 años de edad, tiene una carretera rudimentaria que le sirve como transporte y medio de vida. La mujer no ha dejado que esta condición sea un impedimento para trabajar, ella recolecta material de plástico y es así como sustenta su día a día.

Según comenta El Caribe, la fémina solicitó ayuda y es así como consiguió que una institución construyera una carretera de madera. A raíz de sus limitaciones en sus piernas, le colocaron unos pedales en el timón, para que así pueda ejecutarla con sus propias manos.

María diariamente se lanza a las calles, enfrentando el peligro de ser arrollada por vehículos, recolecta las botellas de plástico que pueda y así logra sobrevivir.

“Lo que estoy haciendo es demostrar que se puede si se quiere trabajar, yo tengo un hijo ya adulto, pero tengo muchas necesidades y necesito tener con que comer”, expresó.

No importa las limitaciones y la pobreza económica que tiene, María Margarita de la Rocha, jamás le falta su sonrisa a flor de piel.

Indica que hasta ahora, solo ha recibido ayuda del Patronato de Rehabilitación, el cual aportó con el carrito que se construyó para recolectar los materiales.

Por su parte, sus vecinos la describen como una mujer trabajadora y afable que representa un ejemplo para la barriada.

“Como no puedo moverme, ya me duelen las manos y los brazos de pedalear, también la espalda porque debo bajarme y recogerla con mis manos para colocar los plásticos en la caja que sirve para almacenar”, agrega de la Rocha.

Aún no se decide a solicitar ayuda a ninguna institución estatal, no obstante, María Margarita está abierta ante cualquier colaboración que le permita otra forma de sustento sin tener que exponerse a ningún peligro.