A esta mujer la llamaron gorda en una cita. ¡No vas a creer su respuesta!

Londres.- Los sitios para las citas online existen desde que los dinosaurios caminan la tierra, esto es cierto, sin embargo de un tiempo para acá las personas que se inscriben buscan personas perfectas o modelos de victoria secret aparentemente, ellos se limitan a juzgar por la portada del libro y no por el contenido.

Esto es más o menos lo que le paso a la periodista de 30 años Michelle Thomas, ella quiso salir con un chico que conoció por  la aplicación de Tinder la cual es popular en todo el mundo, un par de fotos, descripción breve de ti misma y voala esta app móvil te buscará al amor de tu vida.

El problema vino cuando después de la maravillosa cita que habían tenido el joven le escribió este mensaje muy elaborado al parecer simplemente para rechazarla:

"Hola Michelle, perdona pero he estado súper ocupado en el trabajo hoy. Gracias por la maravillosa velada de la pasada noche. Realmente disfruté tu compañía y te adoro. Eres descarada y divertida y justo el tipo de chica con la que me encantaría salir si mi cuerpo y mente me lo permitieran. Pero me temo que no es el caso. Realmente me gustas Michelle y creo que eres la chica más bonita que he conocido. Pero mi mente esperaba ver a alguien más delgado".

¿Superficial? No debería. Es la misma reacción que tienes cuando lees a un gran escritor, ves una imagen maravillosa o escuchas una canción de música que te encanta, tienes una reacción instantánea que hace que quieras más.

Así que estoy muy atraído por tu mente, tu cara, tu personalidad (y, por Dios, realmente lo estoy) pero no puedo decir lo mismo de tu figura. Así que puedo sentarme ahí, tontear y tener una noche súper divertida, pero tengo esa horrible sensación de que cuando nos desnudemos mi cuerpo se vendrá abajo. No quiero que eso pase, nena. No quiero estar tumbado a tu lado mientras me preguntas por qué no se me levanta.

Hay ciertas cosas que despiertan mi imaginación y tu ingenio e inteligencia son el comienzo de ese proceso que inevitablemente termina en el dormitorio. Con un sólo resultado…

Esto muy decepcionado de mí mismo, Michelle, porque realmente no me sentía así con alguien en años, pero estoy tratando de ser honesto contigo sin sonar como un auténtico imbécil.

Podríamos ser amigos increíbles, podríamos coquetear y bromear y adorarnos el uno al otro y… joder… Me casaría contigo sin dudarlo si fueras un poco más delgada porque tu ingenio es único y realmente me encanta.

Supongo que lo que estoy tratando de decir es que quiero evitar un daño mayor en el futuro diciéndote esto ahora para que no tengamos que pasar por un momento embarazoso. Soy un hombre… Con todos los deseos carnales de un hombre y todos sus defectos, y estoy seguro de lo mi cuerpo y lo que quiere. Por favor, intenta perdonarme. Te adoro".

Desde luego al momento que Michelle leyó esto se sintió horrible consigo misma, ya que hasta donde ella tenía entendido todo había ido de maravilla, ella incluso confeso que esa carta la derrumbó, después de varios días y de haber mostrado este mensaje a sus amigos y que estos quedaran entre molestos y horrorizados ante la superficialidad de ese hombre, ella decidió responder con una carta en su blog la cual en menos de lo que canta un gallo se hizo viral, miren lo que ella respondió:

"Querido hombre que conocí en Tinder.

Estaba en otra cita cuando recibí tu mensaje. Él volvió del lavabo y me encontró en un mar de lágrimas. Era encantador, pero esto le desconcertó y, curiosamente, no ha vuelto a escribirme desde entonces.

No tengo por qué atraerte. Todos tenemos un buen amigo que observamos con tristeza pensando que es encantador, pero no nos hace tilín. Nos encantaría estar atraídos por él, pero nuestros cuerpos y mentes no funcionan así. Y está bien.

Lo que no está bien es el hecho de que, después de estar conmigo un par de horas, te hayas tomado tu tiempo para escribir este mensaje totalmente fuera de lugar. Es poco menos que sádico. Tu tono es edulcorado y condescendiente, pero la forma detallada en la que expresas cuánto te disgusta mi cuerpo es verdaderamente grotesca. El único objetivo posible de escribir esto es hacerme daño.

Y me avergüenza decir que, durante un momento, funcionó. Lograste despertar un temor oculto que tiene toda mujer desde que es adolescente: que no importa lo graciosa, lista, divertida, amable, apasionada o vibrante que sea una, pues si estás gorda nadie te va a encontrar atractiva.

Me gusta mi figura. No me veo como Charlize Theron, y está bien, me parezco a mí y me gusto a mí misma (estoy seguro de que también me gustaría Charlize Theron. No la conozco, pero he oído hablar bien de ella).

Puedes pensar que todas las fotos de mi perfil son “FGASs” [siglas para Fotos de Ángulo de Chica Gorda], fotos hechas para que parezca más delgada, porque los hombres sólo usan fotos cándidas y sin filtro. Pero creo que son una representación justa. Y estoy bastante orgullosa de lo que soy: me describo como una mujer que ama la pizza e incluyo links a mi página de instagram, donde tengo fotos en bikini que tomé en mi 30 cumpleaños. Me gusta pensar que soy una mujer alegre y confiada. Pero ¿podría ser esta la verdadera razón por la que me has elegido? ¿Me has visto y has pensado “ella tiene una opinión demasiado elevada de sí misma, necesita a alguien le baje los humos?” (…).

He mostrado tu mensaje a amigos que han expresado shock, horror, vergüenza y deseos de hacerte daño físico. Un amigo me dijo que tenía un maravilloso culo, aunque no pudiera contraer matrimonio. Me reí con él. (…). Ya sé que tengo sobrepeso. Te puedo decir exactamente cuánto: 9 kilos. Ya he perdido 6 y me queda perder otros 9. Estoy feliz así. Voy a deshacerme de ellos de forma sana y segura. ¿Pero eso significa que no puedo amar y disfrutar de mi cuerpo ahora? Ni de coña.

Nunca volveré a saber nada de ti (si sientes la necesidad de responder a este blog, no lo hagas. No hay nada que pueda decir que me haga pensar que no eres una desgracia para tu género).

Lo que realmente me preocupa, la razón real por la que estoy respondiendo de forma pública, es el hecho de que tienes una hija.

Quiero que animes a tu hija a amar, disfrutar y cuidar de su cuerpo. Le pertenece a ella y sólo a ella. Alaba su intelecto y su creatividad. Anímala a ser ambiciosa y no tener miedo. Dale las herramientas para que desarrolle una autoestima a prueba de bombas para que si llega el momento en que un hombre pequeño e infeliz trate de hacerle daño pueda responderle como yo hago ahora".

A raíz de esta declaración abierta la fama que ha obtenido esta periodista ha sido increíble, desde entrevistas, apoyos en redes sociales, miles de personas que la ven como un caso de admiración, entre mucho más.

Uno como persona debe aceptarse tal cual es, si hay algo que no te gusta y deseas cambiarlo, puedes hacerlo, pero de una forma sana, pues sino los resultados serán temporales y se verán estos casos de personas que rebajan en un mes diez kilos y luego al año recuperan esos más otros diez en el proceso.