La niña de 9 años que construye refugios para los desamparados en su tiempo libre

Estados Unidos.- Una pequeña de 9 años ha conquistado el corazón de miles, estamos hablando de Hailey Ford quien con su generosidad puede ser considerada como inspiradora. Esta joven inició un proyecto para ayudar a los menos afortunados brindándoles comida pero sobre todas las cosas dándoles un sitio para dormir.

Mientras todos los chicos deciden jugar video juegos, ver televisión o simplemente jugar con sus muñecos, esta chica decide aprender a usar herramientas eléctricas y construye pequeños refugios para las personas que viven en las calle.

Ella comenta en una entrevista que “No me parece bien que haya tanta gente en condición de calle. Pienso que todos deberían tener un lugar para vivir”

Este espíritu de querer ayudar a otras personas tiene cuatro años en desarrollo cuando ella y su madre le compraron un sándwich a un vagabundo en Bremerton Washington y ese pequeño gesto la dejó pensando en todas las cosas que podría hacer para ayudar a los demás.

Es así como a esta pequeña se le vino la gran idea de tener su propio jardín el cual llamó “La cosecha de Hailey” donde ella pudiese donar lo que quisiera.

La madre comenta “Han pasado cuatro años y ella todavía entrega vegetales para los desamparados cada semana”

Tan solo en el 2014 logró producir 60 kg de vegetales y donarlos al banco de comida local, posterior a esto quiso ir más allá de la comida y comenzó con la construcción de pequeñas casas para proteger a estas personas del frío de la noche y cada vez las está revolucionando más y más.

De la mano de la mamá aplicaron para el programa “toguether Rising” y recaudó 3000 dólares para empezar con dicho proyecto y poco a poco ha integrado nuevas características a estas viviendas que hasta ventanas tienen.

El fundador de este programa Glennon Doyle comentó “No podemos pensar en un mejor ejemplo que nuestra Hailey, ella es la prueba de que ninguna persona es demasiado pequeña para cambiar el mundo”

Hailey planea distribuir alrededor de 100 kilos de alimentos y 1000 unidades de papel higiénico, entre otros productos para poder ayudar a todas estas personas que no tienen los recursos necesarios.