Embajador dominicano le pega los cables al embajador de Nueva York

Estados Unidos.- El tema migratorio entre Haití y República Dominicana ha llegado a la lengua de Bill de Blasio, quien es alcande de Nueva York con unas declaraciones que han armado un reperpero en todas las redes.

El alcalde Bill de Blasio expresó lo siguiente: “el gobierno dominicano y sus políticas son vulnerables a la presión de la poderosa comunidad internacional”. “Otra de las presiones externas, podría eventualmente incluir un boicot de estadounidenses a la República Dominicana como destino turístico o realizaciones de conferencias”.

En respuesta de esto, José Tomás Pérez quien es el embajador de la República Dominicana en Estados Unidos, especificamente en Washington, le envio la sigte carta digna de compartir: 

Vea también: Reflexión de un haitiano sobre el trato a los haitianos en República Dominicana

Washington, D.C. 22 de junio de 2015

Señor

Bill de Blasio

Alcalde de Nueva York

Su Despacho

Distinguido Señor Alcalde Bill de Blasio:

He leído la declaración en la prensa sobre su llamado a la comunidad internacional para que se promueva un boicot contra el turismo de la República Dominicana. Me parece que usted desconoce a fondo la realidad de nuestras relaciones históricas con el País hermano. Ni usted ni ningún otro país del mundo ha hecho más de lo que la República Dominicana ha hecho en beneficio del pueblo haitiano. La República Dominicana acaba de reconocer el estatus legal migratorio a más de 340 mil haitianos, cifra que sumada a los miles que trabajan y seguirán trabajando en los sectores turismo, agricultura y construcción, pudiera darle una idea a usted de cual ha sido nuestra política y espíritu solidario en relación con nuestros vecinos.

Tal como sucede en los Estados Unidos, la República Dominicana está obligada a regular el tránsito de ilegales hacia su territorio. El Plan de Regularización fue el primer paso para el logro de ese objetivo. Lamentablemente nuestro país no puede echarse sólo la carga que representa la pobreza para un pueblo luchador y trabajador como el haitiano. Son muchas las veces en que hemos apelado a la solidaridad de la comunidad internacional para que acudan en ayuda de Haití sin recibir una respuesta satisfactoria.

Me hubiera gustado leer en su declaración, en vez de un llamado a boicot contra el turismo de la República Dominicana, la propuesta de un plan o la convocatoria a la comunidad internacional para que vaya en auxilio de Haití y colabore con nuestro gobierno en la búsqueda de soluciones al drama humano que representa la pobreza en ese país.

Lamentablemente, nunca hemos escuchado una sola palabra suya de aliento y apoyo a la causa de ese pueblo, razón por la que hemos consideramos que su llamado a promover un boicot contra el turismo dominicano no sólo representa un agravio gratuito contra una nación amiga y contra esa gran cantidad de ciudadanos dominicanos que votaron para que usted fuera alcalde de esa ciudad de Nueva York, sino también un acto de hipocresía política intolerable.

Le saluda, atentamente,

José Tomás Pérez.

Embajador.