Hombre que cayó preso por atracos dice que es lo mejor que le ha pasado en su vida, mira porque.

La comida en las carceles dominicanas está lista a las 11:30 am  posteriormente reciben comida a las 5 pm, aparentemente reparten buenas cantidades cada uno de estos reclusos y se divierten con la pequeña iglesia evangelica.

Rafael Santana entregó su vida a cristo en esta pequeña iglesia he incluso es pastor de la misma, el dice que cometió robo a mano armada en el Banco Popular de la Avenida Mella robandose un aproximado de 3 millones de pesos y que le da gracias a Dios el que haya caido preso porque esto le hizo reflexionar y conocerlo mejor al señor.

Establece también que ha estado en numerosos sitios recluso y que solo en este ha podido observar como todo es más calmado, relata que ha podido observar hombres colgandose escondidos, otros siendo apuñalados y muchas más atrocidades en oportundiades anteriores.

Cuenta que cuando llego en el 2009 se dio cuenta que el problema no eran las carceles sino el problema era él mismo.

Él sabe que para muchos suena como una locura pero que para él no porque los caminos que uno lleva en la calle no son buenos ni agradables a Dios y muchas veces uno planifica cosas pero no le salen como uno quiere y ahí es cuando uno debe pedirle ayuda a Dios.

Para muchos la carcel donde Santana se encuentra es una de las más peligrosas del país por el hecho de que en muchas ocasiones no les enseñan ningún oficio por lo que la tasa de reincidencia siempre va a ser mayor con la mayoría de estos presos que no aprenden como comportarse ante una sociedad general.