Inglaterra: Una madre soltera se vio obligada a vivir en su carro con sus dos hijos (video)

Julisa Worrall y su familia tuvieron que acurrucarse bajo las mantas (frisas) para mantenerse calientes.

Su calvario comenzó cuando el propietario vende su casa y de repente se les puso en un B & B temporal (hogar de acogida).

Pero después de ir con unos amigos durante las vacaciones escolares, se les acusó de inventarse el no tener hogar y fueron expulsados.

Así Julisa,de 24 años, tuvo que dormir en su estrecho Ford C-Max con Amari,de cinco años, y Levi Kamara,de siete.

Julisa, de Redbridge, al este de Londres, dijo: "Yo duermo en el asiento del conductor, mientras que Levi estaría en el asiento del pasajero y Amari a la espalda.

"Tuvimos mantas y almohadas, pero hizo tanto frío cuando la batería se agotó tratando de mantener el calor."

El consejo ahora los ha trasladado a un hotel como medida temporal.

Julisa ha añadido: "El hotel es un techo sobre nuestras cabezas, por ahora y es mejor que nada."

Un portavoz del Consejo de Redbridge, dijo: "Siempre consideramos cada caso por sus propios méritos y trabajamos duro para hacer frente a las necesidades y circunstancias de las personas involucradas."