Una mujer fue reducida con una táser al meterse en mitad de una pelea (videos)

Cada día, los agentes del orden se enfrentan a peligros en el ejercicio de sus responsabilidades.Cuando se trata de una situación impredecible o peligrosa, agentes de la policía por lo general tienen muy poco tiempo para evaluar y determinar la respuesta adecuada. En este caso, una buena formación puede permitir al oficial de reaccionar adecuadamente a la amenaza o posible amenaza y responder con las tácticas adecuadas para hacer frente a la situación, posiblemente incluyendo un cierto nivel de la fuerza, si es necesario , dadas las circunstancias.

La Comisión de Derechos Civiles de Estados Unidos ha declarado que "... en la difusión de las situaciones, la detención de presuntos delincuentes y protegerse a sí mismos y a los demás, los oficiales tienen derecho legal a utilizar los medios apropiados, inclusive en la fuerza."

En el siguiente caso, una pelea entre dos hombres en Nevada dio lugar a la policía a usar el arma de descarga electrica taser contra una mujer que parecía no estar luchando, lo que la hizo caer hacia atrás y cerrar de golpe la cabeza contra el pavimento, dejándola fuera de combate en un par de vídeos escalofriantes publicado en redes sociales el pasado fin de semana.

Sin embargo, la policía de Reno dijo que la mujer estaba blandiendo una porra (palo o macana) extensible cuando se acercó un oficial tratando de acabar con la pelea por aferrarse a su hermano, que fue cuando un segundo oficial dispara la Taser desde atrás. Y el segundo video de la noche  muestra la lucha de cuerpo a cuerpo este Sábado pasado, que fue grabado desde el interior de un vehiculo.

De acuerdo con un correo electrónico del agente de la policía de Reno Tim Broadway en respuesta a una consulta Pinac, la mujer fue tratada en la escena por lesiones menores "antes de ser transportada a la cárcel con los dos hombres que luchaban.

La mujer ha sido identificada como Lena Conway, 28 años , y fue acusada de obstrucción y resistencia a la autoridad y posesión de un arma peligrosa.