Conoce Las Ruinas del Hospital San Nicolás de Bari

Este hospital era también iglesia y a la vez un centro de salud.

La característica de esta construcción es notable con el alzado de la fachada es conocido por un plano de 1783 según la misma.

Doña María Ugarte: El crucero estaba limitado por bellísimos arcos carpaneles, uno de los cuales se conserva apoyado en machones cilíndricos con capilla en forma de dentellón. Estas columnas se levantaban sobre cubos con estrías biseladas. Nervaduras góticas cerraban el techo del crucero.

Esta antigua ruina fue un hospital de los siglos pasados, hoy día es el gran palacio de las palomas que ahí viven sirviendo de adomo para los turistas que visitan la Zona Colonial y curiosamente se apersonan a ese lugar que llama tanto la atención por su antigüedad histórica.

La persona que fundó este hospital casero fue una esclava llamada Dona Bari, la cual poseía dotes de curandera en su pequeño bohío de tablas y yaguas de palmas. Un dia apareció el Comendador Nicolás de Ovando, porque le habían avisado de esta curandera y para su sorpresa encontró personas internas sin que tuvieran que pagar por cura y le prometió a Dona Bari que le construiría un hospital porque ella era una gran medica curandera con la condición de que le pusiera el nombre de los dos, por eso hoy día lleva el nombre de San Nicolás  de Bari.

En este lugar se atendían personas enfermas de tuberculosis, buba, y otras enfermedades contagiosas.

Después de su nueva condición fue habilitada con habitaciones para cada enfermedad con camas suficientes, además de la existencia de la iglesia para los devotos que visitaban el hospital, uniéndolo a la iglesia de la Altagracia, mas tarde fue saqueada por la invasión de Francis Drake, cuando este invadió la Ciudad Colonia.