Deja un suedo de 95.000 dólares al año para irse a vender helados al Caribe

Muchas veces necesitamos un cambio a nuestra rutina y encontrar nuestra verdadera pasión

Muchas personas hoy en día creen que el dinero lo es todo, ya que con este podemos adquirir la mayoría de posesiones qué se necesita para vivir ostentosamente, a mayor comodidad indica que mayor cantidad de dinero posees pero hay una realidad que va más allá de tener las cosas materiales y es la siguiente “si no amas lo que haces vas a sentir que tu trabajo es prácticamente imposible de soportar diariamente” es por esto que debemos hacer únicamente lo que realmente nos gusta ya que después de todo vamos hasta realizándolo por el resto de nuestras vidas.

Encontrar esa profesión que tanto disfrutamos no es algo fácil ni tampoco es algo que todos encontramos a una temprana edad, quizás por esto hoy en día vemos muchas mujeres de 50 años o más dedicándose a estudiar una segunda o tercera carrera.

La idea es que una vez que descubras esa pasión que tienes por hacer cualquier actividad te dediques en lleno a esto, ya que quizás te cueste un poco al principio.

Nadie está esperando que seas un niño niña prodigio simplemente es el hecho de perseguir tus sueños y realizar lo que tú gustas, este es el caso de Noelle una chica periodista de New York que ganaba 95,000 dólares al año y tenía un excelente seguro médico, sin embargo no se sentía completa en lo absoluto por esto le preguntó a sus amigos cuál podría ser el destino donde se encaminaría a otro estilo de vida a lo que le respondieron que podría intentar las islas vírgenes.

"Es irónico, pero me sentía completamente sola en una isla -Manhattan- en la que viven cuatro millones de personas-. Mi vida solo se basaba en mirar pantallas: ordenador, móvil, televisión… Incluso los taxis tienen pantallas, demonios. Me sentía triste, desconectada y sin inspiración", explica la periodista de 35 años.

Si bien es cierto qué es un destino un tanto inusual para alguien que esté acostumbrado a la rutina era el cambio que Noelle necesitaba, cuando llegó a su destino descubrió que el sueldo eran 10 doláres la hora y que eso de estabilidad laboral no se estila mucho en estos sitios por lo que si no le gustaba podría cambiar de trabajo una y otra vez.

Actualmente trabaja sirviendo copas de helados y comenta que el estilo de vida es justamente lo que ella estaba buscando, esta joven decidió compartir su historia a través de facebook logrando inspirar a más de uno, la idea es que nosotros persigamos nuestros sueños sin importar cuán locos parezcan, por ejemplo los padres de esta joven no estaba muy de acuerdo con el cambio de vida que ella iba a realizar sin embargo la apoyaron en su totalidad.

La mejor de las suertes para Noelle Hancock.