Dominicano pone en alto talento criollo

El joven dominicano Luiggi de la Cruz está poniendo el nombre de República Dominicana en alto al ser parte de una de las empresas de cruceras más prestigiosas del mundo.

Aquí la entrevista de Luiggi de la Cruz:

¿Cómo te ganaste el puesto de director? 
Comenzando desde abajo. Sin miedo, sin prejuicio. Dispuesto a ganar, a vencer y obtener el éxito. Yo llegué a esta empresa (Celebrity Cruises) como empleado de limpieza. Eso era lo que había. Yo quería entrar y entré. No importa cómo. Lo importante es estar en el escenario, cerca de la meta.

¿Qué fue lo primero que hiciste en la empresa?
Limpieza. Te confieso que lloré. En la primera semana me quería ir. Yo llamé a mi casa y mi abuelita me sintió apenado y me dijo: “Mi hijo, deja eso”. Pero yo estaba decidido. En mi país ya yo había avanzado mucho en el área de turismo y era conocido y hasta bien pagado, diría yo. Pero uno siempre quiere escalar y llegar hasta donde más lejos se pueda.

¿Qué te hizo pensar que en la limpieza podrías llegar? 
La palabra lo dice todo. Eso es lo más limpio y noble que hay. Cuando una gente hace eso es capaz de hacerlo todo. De darlo todo en un trabajo. De botar el forro, como decimos nosotros los dominicanos. Y eso fue lo que yo hice. Me fajé. Limpié bien. Lo hice bien y me sacaron de ahí y me pusieron adonde ellos pensaron que yo debía estar. O donde yo me merecía estar.

¿Quién descubrió tu talento? 
Aquí en Celebrity Cruisse, el manager del bar, el más recto de la flota, un jamaiquino. Él me vio limpiando, recogiendo los vasos, las copas. Vio mi forma alegre y desenvuelta de ser, sin miedo, sin vacíos y me tiró una bandeja y me dijo: Nooooo. En mi bar usted no es limpieza. A partir de mañana usted es bartender. Y la gente ¡Oh…! Cómo va a ser, tan rápido. Así entré al bar. Sólo duré dos meses en limpieza. Y estaba en una prueba de seis meses.

¿Y después, cómo saltas a la Dirección? 
Aquí sólo duré cuatro meses y completé mi primer contrato. Como me fue bien apliqué para un segundo contrato y en una reunión general con el capitán donde hacen recuento de todo se abrió la sesión de preguntas. Un amigo mío quería saber algo sobre lavandería y no se atrevía a pararse. Tenía vergu¨enza. Entonces yo me levanté y dije: “Hola, que tal. Yo soy de República Dominicana…”, y la gente no me dejaba hablar. Me hicieron una bulla. Yo era como medio popular. Finalmente hice la pregunta y fue respondida. A los tres días la muchacha de animación me pregunta que si quiero trabajar en esa área y mi SÍ creo que se escuchó en todos los mares.

¿Qué más travesías de ascensos has tenido? 
En menos de un año me convertí en subdirector de animación y en esa función permanecí por 4 años. Ya tengo casi dos años como Director de Cruceros, que implica crear y supervisar todos los programas de recreación para los cruceristas y asegurarme de que todo esté funcionando bien en el barco, a nivel general. Y trabajar el flujo de cruceros. En el área de cruceros ya tengo siete años.

¿Cómo consigues un trabajo internacional?
Yo solicité por Internet.

Mira la entrevista completa en el siguiente video: