Investigan muerte de un italiano mochilero en Bávaro ocurrido hace 7 meses.

Alessandro Grandis, el italiano que murió en Bávaro y que en un principio se dio como causa de muerte, un suicido está siendo investigado a fondo luego de la familia dudara de eso. 

De manera que luego de 7 meses de su fallecimiento, tanto su familia como su novia han querido que sea bien investigado ya que alegan que el perfil de Grandis no es de una persona que haya tenido pensado quitarse la vida. 

Dicen que a los 28 años salió de Europa para ir de mochilero por el Caribe. Tenía reservas para excursiones dentro del país de destino, no encaja en nada en querer suicidarse y más que su muerte se produjo dos después de haber llegado al país. 

“Alessandro estaba recorriendo Latinoamérica, en un viaje que duró varios meses y durante el cual nunca tuvo inconvenientes. Era muy abierto, le gustaba conocer gente y lugares nuevos y se había enamorado de nuestro continente. Era farmacéutico. Llegó a República Dominica como último destino de su viaje. Le faltaban 15 días para volver a Italia”, cuenta Alejandra, de nacionalidad argentina, a través de un mensaje de correo. 

Su muerte se produjo al caer del balcón de la habitación en la que se estaba hospedando casa de la ciudadana polaca, Patricja Borzecka, ubicada en el tercer piso de la villa La Joya, del residencial Cocotal. 

Esta cuenta que “Mientras le mostraba el apartamento y la vista del entorno, el me preguntó si podría lanzarse desde el balcón hacia la piscina que queda al frente del balcón. Yo le contesté que no, que cómo podía ser, ya que eso está a una altura de tercer nivel”. 

Las investigaciones siguen y serán a petición de la familia a través de una denuncia ante la policía nacional al calificar los interrogatorios como “una investigación infantil, deficiente y humillante sobre un posible asesinato”,