¡Esto da miedo! Lo que encontraron en la casa parroquial en donde vivía el sacerdote Elvin Taveras

Seguimos con el caso del sacerdote Elvin Taveras, resulta que ha empezado a circular en redes sociales que algunos familiares de niños que asistían al colegio Santa Cecilia, ubicado en la parte trasera de la parroquia que lleva el mismo nombre, en el residencial Los Rosales, donde el párroco Elvin Taveras era el director, se sienten preocupados tras enterarse del asesinato que este habia cometido.

Declaraciones ofrecidas por Mary Quezada, residentes en la zona, al ser entrevistada por NCDN, canal 37, dice “es lamentable el hecho, yo misma lo vi varias veces aquí, compartí en reuniones del colegio, porque mi hijo estudia aquí, y pensé que él no daba para eso”. Añadió que fue a averiguar porque su hijo estudia en ese recinto escolar.

Mientras que en la casa parroquial en donde vivía el sacerdote Elvin Taveras Durán acusado de la muerte del adolescente de 16 años Fernelis Carrión Saviñon, los investigadores de la Policía y los fiscales encontraron rastros de sangre en casi todo el interior de la residencia.

Durante un allanamiento en búsqueda de evidencias en la vivienda ubicada en la tranquila calle Padre Aulas, número 7 del residencial El Rosal, en Santo Domingo Este, las autoridades rociaron un compuesto químico llamado “Luminol”, que les permitió encontrar las evidencias de sangre sobre diferentes objetos, paredes y pisos de la sala, una habitación, el baño y las escaleras, según consta en los expedientes del Ministerio Público y la Policía Nacional a los que este diario tuvo acceso.

En la residencia parroquial “realizamos una inspección aplicando el compuesto químico Luminol, para detectar trazas de sangre en las escenas del crimen y apreciamos que el químico reaccionó en algunas áreas del piso y la pared, en una silla del comedor, en una cubeta blanca y otra verde que estaban en el baño, también en la pared que da acceso a la cocina de la vivienda…”, registra el documento.

De la casa del sacerdote también recolectaron cuatro toallas blancas; dos tenían diseños de flores, había una lisa y otra donde se lee “Cabañas Expreso Oriental”, el mismo nombre que lleva un motel ubicado a seis kilómetros del residencial en donde vivía el sacerdote.

También se detectó muestras de sangre dentro del baúl del carro marca Nissan Sentra, rojo, placa A549344, propiedad del párroco suspendido.

De acuerdo con las pruebas y testimonios que lograron recolectar las autoridades, los hechos sucedieron de la siguiente manera: un taxista a quien le dicen “El Cojo” y que era vecino de Fernelis, lo trasladó hacia la casa del sacerdote, eran cerca de las 10:45 de la mañana cuando el religioso recibió al joven en el portón de su casa.

Supuestamente el adolescente tenía en su celular dos videos teniendo sexo con el sacerdote, también algunas fotografías. El sacerdote le prometió la suma de RD$180,000 al joven para que borrara el material, pero cuando lo hizo, solo le entregó RD$4,000. Por ese motivo, plantea la investigación, se originó una discusión acalorada y luego un forcejeo.

Supuestamente, el padre Elvin Taveras tomó un martillo que tenía en su habitación y golpeó a Fernelis en la cabeza dejándolo aturdido. Luego tomó un arma blanca con la que le produjo varias heridas, entre ellas el degollamiento. Introdujo el cuerpo en su carro y lo llevó a un solar baldío en la carretera Guerra-Bayaguana, donde abandonó el cuerpo, todo esto de acuerdo a lo establecido en los expedientes.