Dictan coerción a responsables de clínica donde se realizaban abortos

SANTO DOMINGO. El magistrado José Alejandro Vargas, de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional impuso ayer  domingo medidas de coerción a varios imputados en relación al Centro Médico Nacional, acusados de realizar abortos ilegales.

El centro sanitario está  ubicado en el capitalino sector de Villa Consuelo.

  Rafael Delgado Quezada, quien no es doctor sino que llegó al octavo semestre de medicina y laboraba en el referido establecimiento, el juez le impuso tres meses de prisión preventiva en la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

Agustín Hung Guillén, propietario de la clínica, le impuso arresto domiciliario por tres meses. Guillén reincidente del mismo delito desde el año 2001, sin embargo, por su edad, 67 años, fue favorecido con esta modalidad a cumplir en un nuevo domicilio que él debe escoger porque éste vive en una separación del local donde funciona la clínica y ya no se podrá acercar a la misma.

A Arveliez Josefina Méndez Méndez, la  esposa de Hung Guillén,  a la secretaria del centro, a  Zoila Polanco, enfermera, y a  Cecilio Pérez, chofer en el centro clausurado, se les otorgó libertad condicional con una garantía económica de 500 mil pesos para cada uno, presentación periódica e impedimento de salida.

En sus razones,  el juez dijo que impuso a Delgado Quezada los tres meses de prisión en La Victoria por considerar que invadir el cuerpo de un ser humano sin ser médico es un atentado.